Cómo Recuperar la Calma Interior con un Simple y Poderoso Ejercicio

Cómo Recuperar la Calma Interior con un Simple y Poderoso Ejercicio

calma-interiorHoy quería compartir contigo un ejercicio muy simple para recuperar la calma interior en cualquier momento.

A menudo creemos que nuestro bienestar y nuestra paz interior dependen de lo que nos sucede: de si estamos bien de salud, de si tenemos dinero, de si los demás nos tratan bien, etc.

Pero no es así.

En absoluto.

Nuestro bienestar emocional depende única y exclusivamente de lo que estamos pensando en cada momento. Si en un momento dado te sientes mal, es porque en ese momento estás pensado en algo negativo. No falla nunca.

Y si consigues cambiar tus pensamientos por otros que sean más positivos, pasarás a sentirte mejor al instante. Tampoco falla nunca.

Y esto es lo que te propongo hoy: una manera muy simple de cambiar tus pensamientos rápidamente para sentirte mejor en cualquier situación.

Nada es tan importante como sentirse bien.

Cuando nos sentimos bien, es cuando todo empieza a fluir.

Cómo Recuperar la Calma Interior de Forma Rápida y Efectiva

Si queremos cambiar nuestros pensamientos y recuperar la calma interior, el primer paso es tomar conciencia de lo que estamos pensando.

Si en un determinado momento nos sentimos mal, seguro que estamos pensando en cosas que van en contra de nuestro bienestar. Por ejemplo:

  • No tengo dinero y no sé cómo voy a pagar el alquiler.
  • Me aburro en mi trabajo.
  • Me pareja no me hace caso.
  • Mis hijos no paran de pelearse.
  • Los políticos son todos unos ladrones.
  • Etc.

Todos tenemos constantemente pensamientos de este tipo, y por esto nos sentimos mal tan a menudo. Estos pensamientos son pensamientos de rechazo hacia algo, y todos los pensamientos de rechazo impiden que el amor fluya libremente en nuestra vida. El amor y el rechazo son cosas opuestas.

Si queremos sentirnos bien, tenemos que cambiar estos pensamientos.

Y una manera muy sencilla de hacerlo consiste en añadir estas cinco palabras al inicio de cualquier pensamiento: “estoy viviendo la experiencia de…”

Es decir, en lugar de pensar “no sé cómo voy a pagar el alquiler”, cambiar este pensamiento por “estoy viviendo la experiencia de no saber cómo pagar el alquiler.”

En lugar de pensar “me aburro en mi trabajo”, cambiarlo por “estoy viviendo la experiencia de aburrirme en mi trabajo.”

En lugar de pensar “mis hijos se pelean”, pensar “estoy viviendo la experiencia de tener unos hijos que se pelean.”

Y así con todo.

Es una modificación muy pequeña. Se trata simplemente de tomar conciencia de que, pase lo que pase, en realidad es solo una experiencia que estamos viviendo.

Solo con esto, se produce un gran cambio en nuestro interior.

El Enorme Poder de Este Ejercicio

Este ejercicio es muy efectivo por dos motivos.

El primero es que no cambia la base de lo que estamos pensando. Si estamos pensado que nos aburrimos en el trabajo, seguimos pensado casi lo mismo; simplemente le añadimos el “estoy viviendo la experiencia de…” al principio.

Esto es muy importante porque, para poder cambiar lo que pensamos, es imprescindible que los nuevos pensamientos no sean muy distintos de los antiguos. Si no, nuestra mente detecta un cambio demasiado grande y se siente incómoda.

Por esto cuesta tanto aplicar muchas de las técnicas de pensamiento positivo. Muchas veces intentamos pensar que todo está bien y que la vida es maravillosa, y no funciona. Es un cambio demasiado grande. Nuestra mente dice: “venga va, no digas tonterías”, y lo rechaza.

En cambio, en el ejercicio que te propongo, el nuevo pensamiento no implica un cambio grande respecto al primero, y por ello es muy fácil que la mente lo acepte.

Y por otro lado, aunque el nuevo pensamiento es muy parecido al primero, su esencia es muy distinta. El hecho de reconocer abiertamente que lo que nos pasa es simplemente una experiencia que estamos viviendo hace que cambie totalmente nuestra vibración interna.

Cuando decimos “estoy sufriendo”, parece que la vida sea un drama completo. El sufrimiento lo ocupa todo. No hay ni una pequeña rendija por donde pueda entrar un poco de luz.

Pero si decimos “estoy viviendo la experiencia de sufrir”, la situación cambia completamente.

Ahora el sufrimiento ya no es lo único que hay. Ahora hay más cosas.

Ya no soy un ser desbordado por las circunstancias, soy un ser que está viviendo.

Estoy viviendo experiencias.

Experiencias hay muchas. Algunas son agradables y otras no. Ahora estoy viviendo una experiencia que no es agradable, pero no por ello es menos valiosa.

Fíjate en una cosa. A la gran mayoría de las personas nos encantan las historias: novelas, películas, cuentos, etc. Y en la mayoría de las historias, el protagonista lo pasa mal en algún momento: peleas, batallas, conflictos, rupturas, pérdidas, etc.

Pero independientemente de esto, nosotros lo pasamos bien viendo, leyendo y escuchando estas historias, ¿verdad?

¿Cómo puede ser algo así? ¿Es que nos gusta el sufrimiento ajeno?

En absoluto. Lo que pasa es que vemos la belleza que hay detrás de alguien que vive experiencias y se enfrenta a retos. Los retos son hermosos. Añaden emoción e interés a la vida, y también nos hacen crecer y hacernos más fuertes. Por esto disfrutamos de las historias.

Pues tú estás aquí viviendo experiencias. De forma parecida al protagonista de una historia.

La gran diferencia es que no las vives desde la distancia, como cuando ves una película; las vives en primera persona.

Tú sabes lo que es perder algo que te importa. Sabes lo que es estar en la oscuridad y no recordar quién eres. Sabes lo que es sufrir por el mañana.

Sabes lo que es preocuparte por el trabajo, discutir con alguien, sentirte solo, encenderte de rabia y aburrirte como una ostra.

Sabes lo que es todo esto. Y lo sabes porque lo has vivido.

No lo has leído ni nadie te lo ha contado. Lo has vivido.

No sé si alguna vez has pensado en el inmenso valor que tiene toda esta experiencia. La gran mayoría de ángeles no saben todo esto. No tienen ni la mitad de la experiencia que tú tienes. Solo saben lo que es vivir rodeados de luz y ya está.

Tú, en cambio, tomaste otro camino. Decidiste dejar la comodidad del cielo y conocer por ti mismo todo lo que el universo puede llegar a ofrecer.

Y aquí estás, viviendo experiencias.

Y esto te está convirtiendo en uno de los seres más luminosos, compasivos y con más conocimientos de todo el universo.

Un abrazo,

Jan

65 thoughts on “Cómo Recuperar la Calma Interior con un Simple y Poderoso Ejercicio”

  1. Pues me ha llegado muchísimo este post. Hay veces que algo de pronto te toca dentro y te cambia algo, y eso me ha pasado con tu reflexión. Muchísimas gracias por tu regalo. Gracias, en serio.

  2. Cuanta razón tienes Jan! , eres como el oráculo. Siempre dices lo que uno espera oír en el momento más adecuado. Eres como un bálsamo, como un triptomax o un café bien cargado. Gracias por existir.

  3. Muchas Gracias
    Jan Anguita por compartir este ejercicio
    para sentirnos bien cambiando nuestro
    pensamiento. Tomar conciencia de que
    «estoy viviendo una experiencia de …….»
    me ayuda mucho más, que estar haciendo
    afirmaciones.
    Un abrazo
    Paty

    1. Es verdad, Patricia, a menudo cuesta trabajar con afirmaciones positivas, sobre todo si intentamos hacerlas demasiado positivas. Nuestra mente no las acepta. Es más práctico ir poco a poco y hacer cambios pequeños. Un gran abrazo!

  4. marravilloos el articulo,nos enseña la forma de no cojer las cosas tan en serio,difuminarlas y asi no tendra mucho impacto sobre nosotros.gracias y lo pondre en pratica hasta hacerlo un habito.

  5. Jan
    Me has ayudado mucho con tus palabras, tus libros, tu bondad de compartir, tu entrega a la humanidad sin mediar a quien
    Muchas Gracias Bendiciones y prosperidad
    Desde Chile Ana Luz

  6. Muchas gracias, Jan. Ciertamente es un ejercicio interesante, y que sin darme cuenta surtío un efecto emocional en mi. Gracias por compartir tus valiosas experiencias.

    Un abrazo

    Omaira

  7. Bello pensamiento Jan, al cual agregaría una pregunta ¿qué debo aprender de esta situación que estoy viviendo?, así comienzas a sentir que hay un para que, lo que vivimos es continuo aprendizaje, de esta manera le otorgamos mayor valor a la vida que se va construyendo día a día con estos momentos. Un abrazo a la distancia y miles de bendiciones

  8. Sencillo y poderoso ejercicio por utilizar el lenguaje para liberarnos del peso de las sentencias.
    Muchas gracias, Han.
    Enhorabuena por tu blog, me encanta.
    Un abrazo.

  9. Es verdad lo que me dices, cambiar el rumbo de mis pensamientos, no resulta nada fácil, gracias por esta sencilla herramienta, me será muy útil poniéndola en práctica. Muchas gracias, ¡sigue brillando!, así compartimos Luz.

  10. Buenas tardes, muy interesante el articulo, quisiera saber si la suscripcion tiene algun costo, y como es eso de los dos libros gratis, soy nueva por aca y no estoy muy al tanto, gracias!

  11. Hola Jan,
    muchas gracias si me esta sirviendo mucho este ejercicio!!
    Sólo que me hace «ruido» esto que escribiste: «…. La gran mayoría de ángeles no saben todo esto. No tienen ni la mitad de la experiencia que tú tienes. Solo saben lo que es vivir rodeados de luz y ya está.»

    eso me hace sentir que los angeles no so n tan poderosos digamos son débiles. noconocen de retosm, etc y que somos mejores nosotros?? o sólo son conjeturas digamos egoicas?? pero mi curiosidad es , cómo sabes eso?? cómo sabes que los ángeles sólo saben vivir rodeados de luz y ya??
    si me puedes orientar? muchas gracias.

    1. Myu buena pregunta Ana. Todo el universo es una unidad, y esto significa que no hay seres superiores ni inferiores. Y también significa que estamos conectados con todo, y que podemos acceder a la cualquier información que deseemos. Cualquier persona puede hacerlo. Un abrazo!

  12. Me ha gustado mucho el post, gracias y felicidades. Es un método muy inteligente, está bien explicado y te da una buena perspectiva del funcionamiento mental. Estoy viviendo una buena experiencia de aprendizaje :)

  13. Por ahí dicen que la tristeza, los sentimientos de culpa y la depresión son un exceso de pasado. Que la preocupación y la angustia son exceso de Futuro. Que la paz, la tranqulidad y la serenidad son del presente. El añadir «Estoy viviendo la experiencia…. es regresar al presente, es abrirse a la paz…
    Gracias

  14. Hola de nuevo! Creo que visitaré más seguido este blog.
    Nunca en mi vida había sentido tanta angustia y por desear que personas que hacen daño a mis seres queridos, tengan su karma (definición que siempre había entendido mal), es que llegué aquí. Estoy viviendo la experiencia más dolorosa que pude haber vivido en toda mi vida, y realmente decirlo de esta manera cambia mucho. Tendré que practicar la frase y no olvidarla. Te agradezco de corazón por tus palabras. Saludos!

  15. Buenas noches Jan,
    Hace poco te descubrí por casualidad, ya que tengo problemas de tipo emocional y me puse a buscar por internet. De repente vi algo escrito por ti y ,desde entonces, no puedo parar de leer tus artículos,me he suscrito a tu blog y me estoy leyendo tus libros con devoción.
    Me encantaría conocerte en persona aunque vivo en Galicia y Barcelona me queda un poco a desmano ; – )
    Vas a dar alguna conferencia a la que pueda asistir?
    Gracias por estar ahí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *