Qué Es el Yoga y Cómo Funciona Exactamente

Qué es el yoga

El yoga es una de las actividades relacionadas con el bienestar y crecimiento personal más extendidas actualmente. Mucha gente lo practica, y sus beneficios son ampliamente conocidos.

Ahora bien, lo que no es tan conocido es cómo funciona exactamente.

¿Cómo es que haciendo unas determinadas posturas físicas obtenemos una serie de beneficios personales y espirituales?

¿Y por qué hay que hacer estas posturas y no otras?

Hoy hablaremos de esto con detalle.

Como todo, el yoga tiene una explicación.

Y si lo conocemos en profundidad, podemos aprovecharlo mucho mejor.

El Origen Profundo del Yoga

Para entender bien qué es el yoga, primero hablaremos de algunos temas relacionados con nuestra existencia.

Y empezaremos diciendo que ahora mismo hay un “filtro” que separa parcialmente nuestra alma y nuestra parte humana.

Es decir, todos nosotros tenemos una parte profunda, que es lo que realmente somos, y una parte humana. Y estas dos partes están separadas por un filtro que hace que no toda la parte profunda sea visible desde la parte humana. Algo así:

Este filtro es el responsable de que, mientras estamos en la Tierra, no recordemos muchas cosas de nosotros mismos: no recordamos qué hacemos aquí, cómo hemos venido y por qué, qué papel tenemos en el universo, etc.

Es decir, en el fondo, nuestra alma tiene toda la información sobre quiénes somos realmente, pero gran parte de esta información está tapada por el filtro, y sólo nos llega una pequeña parte. Por eso hay tantas cosas que, desde la perspectiva humana, no sabemos.

Pues bien, el yoga está directamente relacionado con esto, porque es una herramienta que nos permite modificar el filtro y ver más de lo que normalmente vemos.

A través del yoga, podemos ampliar la ranura por la que nos llega la luz de nuestra alma y potenciar nuestra conexión con ella.

Cómo Funciona el Yoga

Una vez que tenemos la idea general de qué es el yoga, podemos entrar más en detalle en cómo funciona exactamente.

Decíamos que nuestra parte humana está separada parcialmente de nuestra alma por un filtro que no deja que pase toda la información. Pues bien, este filtro, entre otras cosas, depende del cuerpo. Es decir, cambiando nuestro cuerpo, cambia el filtro.

Éste es el motivo por el que es más fácil estar bien emocional y espiritualmente si nuestro cuerpo está sano. Y también es el motivo por el que se pueden obtener distintos estados de conciencia ingiriendo determinadas sustancias.

Pero dentro de todos los cambios que podemos producir en nuestro cuerpo, el más sencillo de todos y el que menos efectos secundarios puede tener, es simplemente cambiar la postura física.

Si cambiamos de postura, cambia nuestro cuerpo. Y si cambia el cuerpo, cambia el filtro.

Esto significa que, cambiando de postura, cambia la conexión con nuestra alma.

Y esta es la esencia del yoga: buscar posturas diferentes de nuestro cuerpo para cambiar el filtro que nos separa de nuestra alma y poder ver y sentir cosas que normalmente no vemos ni sentimos.

El Efecto de la Postura en Nuestra Conciencia

Una forma de entender lo que acabamos de comentar es imaginarte que tienes una linterna y una hoja de cartón con una forma recortada en medio, y que proyectas contra una pared la luz de la linterna a través del cartón. Así:

En un caso así, cambiando la posición del filtro de cartón, podemos cambiar la forma que se proyecta en la pared: moviéndolo, girándolo e inclinándolo, podemos hacer que pase más o menos luz, y que la forma proyectada sea ​​diferente.

Pues con nuestro cuerpo ocurre lo mismo: dado que el cuerpo está relacionado con el filtro que rodea nuestra conciencia, cambiando de postura física podemos cambiar la energía que nos llega de nuestra alma.

Y esto es lo que hace el yoga: los pioneros que empezaron a practicarlo, se dieron cuenta de que cambiando las posturas de su cuerpo cambiaba su estado de conciencia, y empezaron a experimentar diferentes posturas para ver cómo les afectaba cada una de ellas.

Cómo Practicar Yoga de Forma Efectiva

Así pues, el yoga es una herramienta que se basa en que cambiando la postura del cuerpo cambia nuestro estado de conciencia (porque cambiando la postura cambia el filtro que nos separa de nuestra alma).

Ahora bien, esto abre una pregunta importante: ¿y cuáles son las posturas más adecuadas?

Es decir, ¿cuáles son las posturas que hacen que el filtro se abra al máximo y que nos llegue el máximo de luz posible?

Teniendo en cuenta la visión que mucha gente tiene del yoga, es posible que alguien piense: pues las posturas más adecuadas son las asanas de yoga. Hay maestros que han estudiado mucho durante siglos y han descubierto las posturas correctas. Estas son las que deben realizarse para obtener los resultados óptimos. Y es muy importante seguir las indicaciones de forma estricta y realizarlas tal y como dicen.

Pero aunque existe una parte de verdad en esta idea, no es del todo completa.

Por un lado, es cierto que hay personas que han dedicado mucho tiempo a probar distintas posturas y ver qué efectos producían cada una de ellas. Y esto ha permitido que, a día de hoy, tengamos un gran conocimiento al respecto que vale la pena aprovechar.

Pero por otro, hay cierta tendencia a practicar yoga siguiendo las indicaciones de los maestros sin cuestionarlas demasiado, como si no hubiera más opciones y como si todo el mundo fuera igual. Y esto no es verdad.

Hay más opciones.

Y cada una puede tener efectos distintos según la persona.

Por este motivo, la forma más efectiva de practicar yoga implica tres cosas.

En primer lugar, aprender de los maestros. Como hemos comentado, hay personas que han dedicado mucho tiempo a estudiar este tema, y ​​vale la pena aprovechar su conocimiento.

En segundo lugar, observar muy bien cómo te afecta cada postura. Si practicas yoga, más allá de lo que te cuenten, fíjate muy bien en cómo te sientes con cada postura y observa qué efectos tiene en ti para sacar tus propias conclusiones.

Y en tercer lugar, experimentar. Además de practicar las posturas conocidas, también puedes dedicar un tiempo a conectar con tu intuición y probar otras posibilidades (por supuesto, con prudencia y vigilando de no hacerte daño).

Si lo haces, seguro que descubrirás posturas muy especiales para ti y que ningún maestro te enseñará nunca. No porque no sepa suficiente, sino porque no es tú.

En última instancia, tú eres único.

Y tu camino para ir ampliando el filtro también.

Un abrazo,

Jan

13 respuestas a «Qué Es el Yoga y Cómo Funciona Exactamente»

Excelente artículo y es cierto, no todas las posturas hacen que te sientas bien ,pero lo que si he comprobado, es que si realmente te comprometes con la práctica del yoga, llega un momento en que sientes un equilibrio a nivel físico, emocional y espiritual y eso me ha hecho vivir en coherencia y llevar esta práctica no sólo al tapete sino en mi vida cotidiana, gracias

Lo claro que las posturas de yoga es una parte del yoga , falta explicar la meditación ,la alimentación sana ,la activación de la conciencia através de la sabiduría o la filosofía, la actitud mental , la ley del karma ,etc, etc ,etc

Hola Jan, gracias por tu explicación, nunca he practicado yoga y me gustaría saber siendo una adulta mayor si a esta edad se puede empezar a practicar?

Me encanta tu blog Jan, gracias por enriquecernos con tu conocimiento, estoy practicando meditación y alimentación sana, quiero iniciar con el yoga y esta explicación abre un poco más mi mente hacia lo que deseo, escucho al maestro Sadhgurú y sigo muchas de sus enseñanzas y por eso me gustó el tema del yoga. Gracias, gracias gracias

Jan, me gusto mucho leer tu explicacion, hace ruido en mi, pues yo lo he vivido, y lo sigo viviendo, experimentando como bien decis, ,cada caso es unico, como nuestra alma. Infinitas gracias, siempre claro en tus conceptos. gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *