El Profundo Mensaje de Marie Kondo y la Magia del Orden

El Profundo Mensaje de Marie Kondo y la Magia del Orden

Marie Kondo y la magia del ordenHoy hablaremos de uno de los libros que más me ha impactado recientemente: “La Magia del Orden”, de Marie Kondo.

Creo que vale la pena hacerlo porque, aunque es un libro muy famoso, no es fácil comprenderlo en toda su amplitud.

Si lo miramos superficialmente, habla de temas prácticos relacionados con el orden de la casa: cómo plegar la ropa, cómo ordenar los armarios, cómo seleccionar los libros, etc.

Pero en realidad no va de esto.

El mensaje de Marie Kondo es mucho más profundo. Es un mensaje con un gran poder transformador.

Y cuando lo comprendemos en toda su magnitud, se produce un gran cambio no solo en nuestro hogar, sino también en nuestro interior.

El Mensaje de Marie Kondo y la Magia del Orden

Si has leído “La Magia del Orden” o si has visto alguno de los videos que hay en Internet, habrás visto que Marie Kondo da consejos muy concretos sobre cómo ordenar la ropa, los libros y los demás objetos de la casa.

Y muchas personas se quedan con estos consejos y ya está.

Pero Marie Kondo insiste mucho en que esto no es lo más importante. Su objetivo no es tener una casa ordenada y nada más, sino utilizar el orden de la casa como un trampolín hacia una vida más plena y luminosa.

En realidad da igual cómo ordenemos las cosas. Lo que realmente importa es comprender la filosofía de una casa equilibrada.

Y esta filosofía se puede resumir en tres puntos:

  1. Ten únicamente cosas que te hagan feliz.
  2. Sé plenamente consciente de cada cosa que tienes.
  3. Ordena tu casa de manera que cada rincón te haga feliz.

La manera concreta de ordenar las cosas son simplemente sugerencias que Marie Kondo da a partir de su experiencia, pero no son normas cerradas ni mucho menos. Lo importante  es comprender estos tres puntos.

La Primera Regla de Marie Kondo: Ten Únicamente Cosas que Te Hagan Feliz

Cuando pensamos en ordenar nuestra casa, normalmente pensamos en cómo colocar nuestras cosas: dónde ponerlas y cómo ponerlas. Pero en realidad hay un paso previo que casi siempre nos saltamos: decidir qué cosas tener.

El acto de ordenar está directamente relacionado con el acto de poseer, porque solo tenemos que ordenar aquello que poseemos. Así que antes de ordenar, primero hay que decidir qué poseer.

Y respecto a esto, Marie Kondo tiene una regla muy simple: quédate solo con las cosas que te hagan feliz.

Esta regla es absolutamente maravillosa, porque pone la felicidad en el centro del proceso, que es donde debe estar.

Desde hace mucho tiempo, las personas regimos nuestros pasos por muchos factores que poco tienen que ver con la felicidad. Tomamos nuestras decisiones por temas prácticos, por dinero, por miedo, por el qué dirán… pero pocas veces pensando en la felicidad. Y por esto sufrimos tanto.

Hemos olvidado que la felicidad es lo que realmente importa en la vida. Nos hemos enredado en un círculo de responsabilidades y presiones sociales, y hemos perdido de vista que lo que le da verdadero sentido a la vida es la felicidad.

Lo que determina si nuestra vida va bien o no es la cantidad de felicidad que sentimos (puedes profundizar en este tema aquí).

Es posible que, al  oír esto pienses: sí, esto es muy bonito, pero es muy poco realista. Sería maravilloso centrar nuestra vida en la búsqueda de la felicidad, pero es imposible. Todos tenemos facturas que pagar y responsabilidades que atender, y si lo dejamos todo y nos preocupamos solo por la felicidad, podemos tener bastantes problemas.

Y es verdad. No es fácil hacer este cambio de un día para otro.

Pero podemos intentar hacerlo lentamente. Podemos empezar a escuchar a nuestro corazón con más atención, e ir haciéndole caso poco a poco.

Y un buen lugar para empezar este proceso es nuestra casa, porque aquí no hay ningún peligro. Dejar un trabajo que no te hace feliz puede ser arriesgado, pero deshacerte de un objeto que no te da felicidad no lo es en absoluto. Así que puedes usar tu casa como espacio de prácticas para mejorar tu capacidad de conectar con tu propia felicidad.

El proceso es simple: saca todos tus objetos del lugar donde los guardas, míralos bien y quédate solo con los que te aporten felicidad. No te quedes nada solo porque te da pena tirarlo, porque quizás lo necesitas dentro de diez años, o por cualquier otro motivo no relacionado con la felicidad. Quédatelo solo si te hace feliz tenerlo.

Marie Kondo propone un método concreto para hacer esta elección, y te recomiendo leer el libro para más detalles, pero la base es simplemente esta: repasa una por una todas tus posesiones y quédate solo las que te hagan feliz.

Es una muy buena manera de volver a situar la felicidad en el lugar del que nunca debería haber salido: el centro de nuestra vida.

Segunda Regla: Sé Consciente de Cada Cosa que Tienes

La segunda regla se deriva automáticamente de la primera, pues para poder quedarte solo con las cosas que te hacen feliz, primer tienes que ser muy consciente de todas las cosas que tienes. Pero es una regla tan importante que merece ser comentada por sí sola.

La gran mayoría de nosotros tenemos varias cosas en casa que ni siquiera recordamos que tenemos. Las guardamos en su momento en el fondo de un armario, y ya no recordamos que están allí.

De entrada, esto puede parecer un hecho sin importancia. En general creemos que los objetos no tienen ningún tipo de conciencia, así que pensamos que no pasa nada por olvidarnos de ellos.

Pero no es así. En este universo todo tiene un cierto grado de conciencia; los objetos también. Y también sufren a su manera.

¿Alguna vez has estado en una reunión sin que nadie te hiciera caso? Estabas solo en un rincón, sin que nadie te prestara atención…

Si has vivido esta situación, ya sabrás que es muy dolorosa. Sentirse solo e ignorado es una de las sensaciones más dolorosas que existen.

Pues así es cómo se sienten los objetos que no recordamos que tenemos. Y esto hace que la energía de la casa sea mucho menos luminosa.

Así que, si quieres mejorar la energía de tu hogar, sé muy consciente en todo momento de todo lo que tienes.

Cada una de tus posesiones es un compañero que vive contigo. Y vive contigo porque tú lo decidiste. Se merece un reconocimiento. Se merece que siempre tengas en cuenta que está allí.

Tercera Regla: que Cada Rincón de Tu Casa Te Haga Feliz

Por último, una vez ya somos plenamente conscientes de todo lo que tenemos en casa, y decidimos quedarnos únicamente con lo que nos hace feliz, el paso final es ordenarlo todo de manera que cada rincón de la casa nos despierte alegría y felicidad.

Personalmente, este es el punto que más me impactó del libro: ¿cada rincón? Parece lógico ordenar la casa de una manera que nos guste y nos haga felices, ¿pero es necesario que cada rincón cumpla este criterio? ¿No es demasiado exagerado?

Pues no, no lo es.

La gran mayoría de nosotros tenemos la parte principal de la casa bastante bonita y ordenada: el comedor, las habitaciones, la entrada… Pero casi siempre hay alguna zona olvidada: un trastero, el garaje, el cuarto de la lavadora, un armario… A nivel mental, creemos que no puede ser que todo sea bonito, y necesitamos algún espacio donde podernos despreocupar y tenerlo más descuidado.

Y esta visión tiene profundas implicaciones en nuestra vida.

Si te fijas, esto que pasa en casi todas las casas, pasa también a nivel global en la sociedad. Vivimos en un mundo bastante bonito y ordenado, pero hay muchas zonas que no lo son en absoluto. Tenemos parques y jardines en los pueblos, pero en las afueras hay vertederos y fábricas llenas de humo. Tenemos ciudades más o menos prósperas y abundantes, rodeadas de barrios marginados y pobres. Tenemos países con un nivel de vida bastante alto, al lado de otros que están en guerra y pasan hambre.

Todo esto es fruto de la misma creencia: no puede ser que todo sea bonito. No puede ser que todo esté bien. No puede ser que todo el mundo sea feliz.

Creemos que para que algo esté bien, otra cosa debe estar mal en otro lugar.

Creemos que para que unos ganen, otros tienen que perder.

Este es el mundo en el que creemos, y por lo tanto es el mundo que tenemos.

Por supuesto, es una creencia errónea. El universo donde vivimos no tiene ningún límite, y puede darnos todo lo que necesitamos y más.

Pero tenemos que abrirnos a ello. Nada puede llegar a nuestra vida si no lo creemos posible.

Y el cambio empieza en cada uno de nosotros, en nuestra propia casa.

Nuestra casa es un muy buen lugar para empezar a cambiar esta dinámica, y demostrarnos a nosotros mismos que sí es posible conseguir que cada rincón esté lleno de luz. Sí es posible que cada lugar sea hermoso y abundante, y que todo el mundo esté bien.

Y la mejor manera de ver que es posible es hacerlo: ponernos a trabajar y llenar de alegría cada cajón, cada armario y cada rincón de la casa.

Una vez nos demos cuenta de que realmente podemos crear una casa donde cada lugar sea hermoso, empezaremos a creer que podemos ir más allá, y crear un mundo donde cada lugar sea hermoso.

Y cuando creamos firmemente en un mundo así, lo veremos florecer delante de nuestros ojos.

Un gran abrazo,

Jan

25 pensamientos en “El Profundo Mensaje de Marie Kondo y la Magia del Orden”

  1. Me ha encantado!!
    Me encantado el respeto por los objetos, como si tb fueran seres vivos y su importancia en nuestras vidas y hasta que punto podrían interactúan en nuestras vidas!
    Qué visión más bonita y más completa!
    Muchas Gracias!!

  2. Hermoso como todos tus artículos. Justamente en estos días estaba sacando mi ropa (yo considero TODA mi ropa hermosa) pero tengo mucha… a pesar que he regalado mucha aun tengo otras por dar y ciertamente no todas las uso… Igual me pasa con otros objetos que tengo y ciertamente se sienten mal porque no les presto atención. Me ha inspirado mucho tu artículo, siento que se lo que tengo que hacer, gracias por compartirlo :-)

  3. Es genial lo que dice!! No había escuchado hablar de ese libro pero tus comentarios son una buena recomendación. Muchas Gracias!! A ponerlo en práctica

  4. Excelente reflexión, creo que tiene mucho sentido, si empezamos por ordenarnos a nosotros mismos y nuestro hogar, seguramente seremos capaz de ver un mundo más ordenado, y no en el sentido del orden psicorigido y estricto, sino de la armonía, la coherencia y la tranquilidad que todos deberíamos tener. En mi caso me es fácil ordenar lo grande pero como me cuesta darle un lugar a aquellas cosas chicas y en teoría poco significativas, lo evaluaré.

  5. Nunca en mi vida se me había ocurrido, ni remotamente, creer que los objetos tuvieran tanta importancia para nuestras vidas, pero después de ver cómo tú los valoras, acepto el reto de darles su verdadero valor y peso.Tienes tanta razón en ser tan elocuente y práctico, que me he quedado anonadado por tanta sabiduría. Un abrazooote del tamaño y límites de nuestras llanuras Venezolanas hermano.

    1. ¿Te refieres a si vives en casa de otra persona? Si la otra persona no comparte esta visión, es más difícil aplicarla, sin duda. Pero solo que tengas una habitación, ya puedes aplicarla por lo menos allí.

  6. M’ha agradat molt l’article I m’ha inspirat a posar en ordre el munt de caixes de la última mudança q encara estan per obrir :-( I a tornar a posar flors a la meva vida!!!!Gràcies

  7. Gracias muchas gracias justo a tiempo me ha llegado este artículo… Como todos muy interesante y de gran beneficio para todos… Me pondré en la tarea

  8. Siempre he considerado mi casa como mi universo y me encanta, pero soy cociente que según pasa los años y yo ya tengo unos cuantos, en cada etapas de mi vida he necesitado cosas diferentes para sentirme bien y tanto mi casa como los objetos que hay en ella han ido cambiando y unas de las cosas que me he dado cuenta es que cada vez necesito menos, al principio te cuesta un poco desprenderte de cosas, sobretodo por los recuerdos, pero después hasta me siento mejor y porque lo que a mi ya no me hace falta, es nuevo para otras persona en su vida y las disfrutan.
    Y tienes mucha razón, las cosas que tenemos, tienen que vivir el día a día con nosotros.
    Un abrazo fuerte.

  9. ¿No sera,… este orden que queremos imponer a nuestra desordenada mente un paso para volvernos obsesivos por la limpieza y el orden y luego volvernos adictos a ella y no poder salir?. Con esto podemos correr el riesgo de llegar a los extremos y enfermarnos mas de lo que estamos. Un relativo orden es bueno para no confundirnos y no cometer torpezas, pero si nos empeñamos en ello vamos a terminar agotandonos y peleando con la persona mas cercana porque puso algun objeto donde no debia. y cuando salgamos fuera de casa nos vamos a disgustar con todos aquellos que sean desordenados.

    1. Hola Luis,

      Sí, hay muchas personas que lo ven de esta manera y tienen miedo a obsesionarse. Pero, bajo mi punto de vista, creo que muchas veces es porque se ha malinterpretado su método. Marie Kondo habla de quedarnos con las cosas que nos hacen felices y de ponerlas de manera que nos hagan felices. Lo importante no es ordenar las cosas de una determinada manera, sino poner la felicidad en el centro de nuestras decisiones.

      Un abrazo,
      Jan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *