Todos Somos Empresarios – Los Asalariados También

Todos Somos Empresarios – Los Asalariados También

negocio propioEn el ámbito profesional, nuestra sociedad acostumbra a dividirse en empresarios y asalariados. Personalmente, pero, creo que no es una buena clasificación porque, en el fondo, todos somos empresarios. Tanto si trabajas por tu cuenta, como si lo haces contratado en una empresa ajena, tú tienes un negocio: tú mismo.

Como responsable de este negocio, haces todas las tareas necesarias para tirarlo adelante:

–      Ofrecer unos determinados servicios a cambio de dinero.

–      Buscar clientes (enviar currículums es buscar clientes, por ejemplo)

–      Llevar tu contabilidad.

–      Estar atento a nuevas oportunidades.

–      Relacionarte con otros profesionales de tu sector

–      Etc.

Todos, empresarios y asalariados, hacemos estas funciones. La única diferencia es que los asalariados tienen un único cliente fijo que les paga cada mes más o menos lo mismo. El resto, en esencia, es prácticamente igual.

Así que, independientemente de si estás dado de alta como autónomo, o de si tienes un contrato laboral, tú eres un empresario. Incluso si no tienes trabajo eres un empresario, lo que pasa es que no tienes clientes.

Tú controlas tu negocio

Tomar conciencia de este hecho puede suponer un cambio importante en la manera de plantearte la vida. Generalmente, tendemos a asociar los empresarios con la libertad, y los asalariados con la sumisión, pero la diferencia entre libertad la sumisión es simplemente una cuestión de actitud. Tú eres el empresario que controla tu negocio, y eres libre de hacer con él lo que quieras. Tú decides a quien ofreces tus servicios, cómo lo haces y qué ofertas aceptas.

Si quieres, incluso puedes tirar tus viejas tarjetas, y hacer unas nuevas donde debajo de tu nombre  ponga: “empresario libre”. No dirías  ninguna mentira.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *