Qué Son los Parásitos o Larvas Astrales (y Cómo Convertirlos en Luz)

Qué Son los Parásitos o Larvas Astrales (y Cómo Convertirlos en Luz)

Parásitos o larvas astralesEs posible que hayas oído más de una vez que hay una serie de “seres” energéticos que se pueden “pegar” a nosotros y causarnos problemas físicos, mentales y emocionales.

Hay diferentes maneras de referirse a estos seres, pero los más habituales son “parásitos energéticos”, “larvas astrales” o simplemente “entes”.

A muchas personas, la idea de que puedan existir estos entes o parásitos les da bastante miedo. Y es comprensible. La imagen de unos seres invisibles que nos pueden dañar no es nada amigable.

Pero, como pasa muchas veces, todo depende de cómo se explique. Se puede explicar con miedo o se puede explicar con amor. Y hoy lo explicaremos con amor.

En el fondo, estos entes son totalmente inofensivos.

Y son un claro de ejemplo de lo enormemente poderosa que es nuestra luz.

Qué Son los Entes Energéticos Realmente

La definición general de las larvas o parásitos energéticos es que son un grupo de seres que se pegan a nosotros y se alimentan de nuestra energía, y que nos pueden causar algún tipo de daño.

Como comentábamos, explicado así puede generar miedo. Así que lo explicaremos de otra manera.

Para ello, empezaremos con un ejemplo muy simple. Imagínate que tienes un muñeco de peluche y que decides jugar con él: empiezas a moverlo y a hablar por él, simulando que está vivo. Esto es algo que hemos hecho casi todos de pequeños (y también de adultos cuando jugamos con nuestros hijos y nietos).

Al hacer esto, todos sabemos que el peluche no tiene vida propia, pero lo parece. Muchas veces le cogemos un gran cariño, e incluso lo tratamos como un miembro de la familia.

Pero por mucho que lo parezca, no tiene vida propia. Somos nosotros los que le damos vida. Podríamos decir que se “nutre” o que se “alimenta” de nuestra energía, porque sin ella, no se mueve.

A partir de aquí, imagínate que, por el motivo que sea, decides jugar mucho tiempo con el muñeco. Pasas mucho tiempo con él, moviéndolo y hablando por él, como si fuera un compañero constante en tu vida.

Imaginemos que al principio te gusta hacerlo, pero llega un momento en que se te hace pesado. Ya no es tan divertido, y te cansa tener que hacer todo su trabajo: moverlo y hacer que hable. Así que decides dejarlo. Ya no quieres seguir con él.

Pero cuando lo dejas, te asalta una gran tristeza. Lo ves allí, tirado en un cajón (o en la basura), y te da mucha pena. Sientes como si te mirara; como si lo estuvieras abandonando y quitándole la vida. Así que vuelves a cogerlo, lo tranquilizas y le dices que no lo dejarás. Y sigues con él. En parte lo haces a disgusto, porque habías decidido dejarlo, pero por lo menos así evitas sentir la pena que sentías.

Cuando sucede esto, podríamos decir que el muñeco se ha “pegado” a ti y que se está “alimentando” de tu tristeza y de tu miedo, porque solo mientras exista esta tristeza puede continuar “vivo”.

Pero fíjate que el muñeco realmente no está haciendo nada. No ha hecho nada en ningún momento.

Eres tú el que le has dado tu energía libremente.

Qué Son las Larvas o Parásitos Astrales

A partir del ejemplo del peluche, podemos entender mejor qué son realmente las larvas o parásitos astrales, porque la idea principal es exactamente la misma. Lo único que cambia es que en lugar de un muñeco tenemos una idea. (El plano astral es el plano de los pensamientos y las ideas, así que los “parásitos” astrales son simplemente ideas.)

Imaginemos que un día aparece una idea sobre ti en tu mente y que tú, por el motivo que sea, decides aceptarla como cierta. Por ejemplo, “soy listo”, “soy guapo”, “soy feo”, “soy tal cosa”, “soy tal otra”, etc. Podemos imaginar que alguien hace un comentario sobre ti, y que este comentario te afecta profundamente. Es algo que sucede muy a menudo, sobre todo en la infancia.

A partir de aquí, dado que crees que esa idea es cierta, empiezas a actuar de forma acorde con ella. Empiezas a interpretar el personaje de “persona lista”, o “persona fea” o “persona tal cosa”, y a darle vida a este personaje.

Aquí es importante remarcar que este proceso hace que adoptemos comportamientos que antes no teníamos. Por ejemplo, imaginemos a un niño que nunca se había detenido a pensar en si él era listo o no, y que en un momento dado alguien le dice: eres muy listo. Se te dan muy bien las matemáticas y las ciencias en general.

A partir de este comentario, es muy posible que, a nivel subconsciente, el niño piense: vaya, resulta que soy listo. No me había dado cuenta. Y parece que es algo bien valorado por mi entorno. Parece que me quieren más así. Y entonces empezará a hacer cosas para potenciar esta imagen de listo: estudiar más, hacer comentarios que puedan parecer inteligentes, etc. Es decir, empezará a interpretar un nuevo personaje.

Este personaje, que puede ser de muchos tipos diferentes (casi todos tenemos como mínimo uno), tiene exactamente el mismo efecto en nosotros que el muñeco del ejemplo anterior.

Y es lo que muchas personas denominan un parásito energético o una larva astral.

En primer lugar, este personaje es un ente que piensa, toma decisiones y actúa. Así que parece que está vivo. Pero no tiene vida propia. Somos nosotros los que le damos vida al interpretarlo. Somos nosotros los que lo “nutrimos”.

Y en segundo lugar, si al cabo de un tiempo vemos que interpretar este personaje no nos favorece (esto suele pasar cuando hacemos un importante trabajo personal, y nos damos cuenta de que no somos el personaje), es muy probable que nos cueste soltarlo. Parecerá que se está “pegando” a nosotros y que quiere “absorber” nuestra energía, pero lo que realmente pasa a nivel profundo es que llevamos tanto tiempo dándole vida que nos da pena (o incluso miedo) abandonarlo.

Así que en realidad no hay ningún parásito que se esté pegando a nosotros. Es solo una apariencia que se produce cuando nos desconectamos de nuestra verdadera esencia y nos ponemos a interpretar algo que no somos.

Cómo Sanar los Parásitos Energéticos

Una vez tenemos claro qué son realmente los parásitos energéticos, podemos hablar de cómo sanarlos.

El primer paso es darnos cuenta de que estos aparentes parásitos en el fondo son solo ideas. Este personaje que estamos interpretando es solo un conjunto de ideas en nuestra mente.

Y el segundo paso es ver que, si intentamos rechazar directamente el personaje, seguramente nos costará. Y nos costará porque, a nivel profundo, nos dará pena.

Todos nosotros, en última instancia, somos seres de amor puro. Así que siempre que rechazamos algo, nos sentimos mal. El rechazo es lo opuesto a nuestra verdadera esencia, y nunca tiene un efecto sanador.

Lo único realmente sanador es el amor.

Así que, en lugar de intentar eliminar el supuesto «parásito», puedes hablar con él. Intenta entender cómo nació y por qué hace lo que hace. Intenta que se sienta comprendido y amado.

Sobre todo, no lo hagas desde la pena o el miedo, porque si no, todo seguirá como siempre. Hazlo desde el amor sincero.

En el fondo, es una parte de ti.

Y está esperando que lo mires con amor para poder brillar.

Un gran abrazo,

Jan

52 thoughts on “Qué Son los Parásitos o Larvas Astrales (y Cómo Convertirlos en Luz)”

  1. Jan, que maravilla de explicación. Has conseguido que empatice con esa parte de energía densa que nos habita y que nos es tan difícil dejar atrás, separarnos de ella. Siempre he sentido que no son ‘los malos’ que vienen a chuparnos la energía sino algo propio, o como poco que depende de uno mismo que eso siga ahí, pero no lo había visto con tanta claridad y amor. Gracias por compartirlo.

    1. Muchas gracias Carmen. Me alegro mucho de que te haya servido. Es verdad que a menudo cuesta gestionarlo, pero ya es un gran paso ver que esa energía no es «mala», sino una parte de nosotros, que busca ser amada como todas las demás. ¡Un gran abrazo!

  2. Hermosamente explicado,
    y muy eficaz tratamiento desde el amor como destellos de luz que somos.
    Gracias, Jan.
    Luz para ti
    y para todos nosotros.

  3. Molt interessant!
    Per les persones mes aviat solitàries com jo, trobo que ens poden fer companyia, encara que si son judicis d’altres persones cap a nosaltres (encara que en el seu moment fossin ben intencionats o, si mes no, “inofensius”) potser ens poden arribar a fer molt la guitza.
    Es un tema per meditar-lo, i molt.
    Moltes gracies Jan. 🙏🏻

    1. Hola Merxe,

      És una reflexió interessant. No hi havia pensat. Però de fet, pensar que ens poden fer companyia, i veure que no tenen perquè ser negatius, ja és una manera de començar a mirar-los amb amor.

      Una abraçada,
      Jan

  4. Bienvenido Jan, que claro explicas en este artículo el de Parásito Energético me causaba cierta inquietud el escucharlo ahora ya sé a que se refiere y como transmutarlo en Luz
    Muchas Gracias!!!

    1. Es una buena pregunta Paloma. Podría decirse que sí, que puede haber energías que vengan de otros lugares (personajes de otras personas, por ejemplo). Pero todo es una unidad, así que al final la idea profunda es es la misma.

  5. Gràcies Jan! Aquesta setmana passada «m’he tret una bola energètica vermella que tenia a la meva aura» i ho he fet des de l’observació i amor. I ara rebo aquest correu de com sanar els paràsits astrals! Sempre en sincronia!
    Una salutació Jan!

  6. Es el mejor argumento derivado de la experiencia del conocimiento q he leido hasta hoy
    Gracias Jan por compartir y generar luz y amor tan generosamente
    Feliz hoy y un fuerte almabraxo💞💥🌐

  7. Muchas gracias por la información, tengo un buen tiempo recibiendo tus emails pero siempre se me el tiempo pero voy a tratar de proponerme a leerlos siempre muy buena información y gracias

  8. Muy interesante la explicacion, quería preguntarte hace seis años que falleció mi madre y en mayo de éste mi padre, mentalmente me vienen muchos recuerdos del pasado cuando estaban aqui y me sentía de alguna manera protegida y en otras no tanto tambien, pero mentalmente como si hiciera una pelicula si las cosas hubieran sido de otra manera, haberles podido ayudar mas cuando estaban vivos no se yo creo que ahora que lo explicas pueden ser algo parecido a lo que tu dices, pero me siento mejor cuando mi mente intenta como querer cambiar el si las cosas hubieran sido de otra forma.

  9. Hola Jan:
    Te sigo hace algún tiempo y tengo que decirte que, sin ninguna duda, este es el mejor artículo que te le leído, seguramente uno de los mejores que hayas escrito. Veo mucha sabiduría en tus palabras, pues no es fácil explicar que el lado oscuro también tiene su lado claro (y viceversa), y que todos tenemos muchos disfraces (o muchos yos) en nuestro interior. Tú lo has hecho muy bien, un gran abrazo.

  10. buenos días Jan, bienvenido de nuevo.
    tienes mucha lucidez y nos ayudas mucho a todos
    no me había dado cuenta de que demasiadas veces hablamos desde el miedo y esta explicación que nos has aportado es totalmente nueva o, ahora puedo comprenderla así
    muchas gracias
    qué suerte poder leerte

  11. Gracias Jan, una nueva mirada desde el amor a nuestras ataduras mentales. Yo entiendo muy bien lo que explicas, mi niña cuando era pequeña tenia dos osos y yo les di vida, cada uno tenia su personalidad, había uno más dominante y más pelion, el otro era sola terrnura, sus voces eran diferentes, su manera de hablar, todo, mi hija, y yo también, los creia con vida y cuando fue creciendo mi hija ellos se fueron quedando en el desvan y no es facil desprenderse de «un hijo». Es increible y claro lo que tu dices, somos nosotros los que le damos poder y vida a algunos fantasmas. Muchas gracias.
    Espero que hayas disfrutado tus vacaciones. En Colombia hasta ahora se levanto la cuarentena totalmente.

  12. Gracias Jan apenas empiezo y ya me doy cuenta lo poderoso que soy con tan solo esclarecer mi mente y cuidar lo que pienso de mi mismo eres un crack!!! te pido un favor publica técnicas ejercicios para mantener una mente limpia y saludable a toda hora así sea por mas mínima que sea la situación tener mi mente aquietada. De nuevo gracias a Dios al universo y a la vida por que existen personas como tu.

  13. HOLA
    ME ENCANTA.
    MUCHISIMAS GRACIAS.
    TU ENFOQUE ES SIEMPRE TAN AMOROSO QUE ES UN PLACER LEERTE.
    ME LO APLICO.
    GRACIAS OTRA VEZ.
    UN FUERTE ABRAZO PARA TI PARA TODOS TUS SEGUIDORES.

  14. Gracias por la explicación, si habia escuchado e incluso en yutebe, hay sobre esas energias, pero tan bien explicado como lo has hecho tú, gracias me encantó, abrazo…..

  15. Hola,
    He intentado suscribirme en varias ocasiones pero no sé qué ocurre, me lleva a una nueva introducción de datos (nombre y mail) dando a confirmación y sigue sin confirmarse. Me encantaría suscribirme a tu blog, lo leo mucho y me gustaría aún más descargarme el libro de tapping. Gracias, un abrazo.

    1. Hola Ye,

      He estado mirando la página y no sé qué puede haber pasado. He introducido tu dirección y no me ha dado ningún error. En breve te llegará un correo para confirmar tu suscripción. Para completarla, debes pulsar el enlace que hay en él. Y si, por lo que sea, sigues sin poder, dímelo y te suscribo manualmente.

      Un saludo,
      Jan

  16. GRACIASS JAN POR ESTE MENSAJE QUE DE VERDAD ME HA LLEGADO MUCHO POR QUE ESTOY PASANDO POR ESTO, GRACIAS VOY A SEGIR TUS CONCEJOS.

    DANIEL

  17. Estaba buscando muchas respuestas y las encontré hoy en tu blog. Te agradezco infinitamente Jan (Un poco atrasada, pero para mi, oportuno). No hubiese entendido en septiembre. :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *