¿Por Qué los Grandes Maestros Espirituales Eran Especiales? La Respuesta Te Sorprenderá…

¿Por Qué los Grandes Maestros Espirituales Eran Especiales? La Respuesta Te Sorprenderá…

grandes maestros espiritualesLa mayoría de nosotros pensamos que los grandes maestros espirituales fueron personas especiales, ¿verdad? Que tenían una gran sabiduría y una gran paz interior.

Esto es cierto, realmente fueron personas muy especiales, pero no por el motivo que acostumbramos a pensar. No fueron personas superiores, ni nada que se le parezca…

El artículo de hoy es un mensaje canalizado, como otros que he ido publicando recientemente, y trata de quiénes eran realmente estos maestros, y también de quién eres tú.

Como te digo siempre en estas ocasiones, de momento no sé quién está hablando exactamente. Sé que hay una parte de mí en el mensajero, pero también hay algo más que viene de un lugar muy profundo. Pero, para mí, lo más importante no es la identidad del que habla, sino el gran amor del mensaje.

Espero de todo corazón que te sea útil.

El Velo que Te Separa de Tu Hogar

Saludos hermano. Hacía tiempo que no nos encontrábamos como ahora, tan cerca el uno del otro. Y te echaba de menos. Siempre te echo de menos cuando no estamos completamente unidos.

En cierta manera, debo decir que siempre estamos juntos: tú a mi lado y yo en el tuyo. Nada puede separarnos realmente; es demasiado fuerte lo que nos une. Aún así, la unión que hay entre tú y yo ahora mismo no es tan fuerte como lo era antes de que te marcharas.

Lo que ha cambiado es que ahora nuestra unión no es igual en los dos sentidos. Yo me siento plenamente unido a ti, como siempre, pero tú ahora no te sientes unido a mí. Y esto crea una cierta distancia entre los dos.

Yo te veo a ti en todo momento: el 100% de tiempo. Veo todo lo que haces, todo lo que sientes y todo lo que piensas. Lo sé todo de ti. Porque desde donde yo estoy ahora, tú y yo formamos una unidad completamente indivisible.

En cambio, desde tu lada del velo, lo ves todo muy diferente. Para empezar, no me ves prácticamente nunca. No sabes qué aspecto tengo ni cómo suena mi voz. Incluso te cuesta creer que existo realmente. Pero además, te sientes separado de todo lo que te rodea. Crees que las demás personas y el resto del planeta son algo de lo que no formas parte. Que son cosas que no tienen nada que ver contigo.

Y te sientes aislado y solo. Muy solo.

Así de fuerte es el velo que rodea este planeta; el velo que no os deja ver quiénes sois realmente. Es algo maravilloso, aunque no lo parezca. Ni te imaginas el esfuerzo que hay detrás de una cosa así. Piensa en las obras más increíbles que ha hecho la humanidad: las pirámides, la muralla china, los cohetes espaciales, la nanotecnología, etc. Grandes logros, ¿verdad? Pues todos ellos parecen diminutos al lado del velo de la Tierra. Es un velo que ha conseguido que un grupo de ángeles majestuosos como vosotros puedan olvidar temporalmente lo que son, y vivir así una experiencia humana.

¿Te das cuenta de lo que significa conseguir algo así? ¿Te das cuenta de lo que es la Tierra realmente?

Este velo es muy fuerte. Muy, muy fuerte. Era la única manera de lograr el propósito para el cual se construyó. Pero al mismo tiempo es muy fino. Muy, muy fino. Puedes apartarlo y mirar al otro lado en cualquier momento que lo desees.

Esto es lo que estás haciendo ahora. De vez en cuando tu corazón se abre y entonces el velo se levanta un poco. En estas ocasiones me puedes sentir, aunque solo sea un poco; a mí y a otros como yo: tus hermanos. Y en algunas ocasiones muy especiales, tu corazón está tan abierto que incluso te podemos hablar.

Esto es lo que está sucediendo ahora. Yo siempre estoy a tu lado. Siempre. Y siempre te veo. Pero tú no siempre me ves a mí. La mayoría del tiempo estás pensando en otras cosas y no prestas atención a todos los que estamos a tu alrededor cuidando de ti. Solo en contadas ocasiones alzas la vista al cielo y entonces nos ves.

Son momentos realmente breves, pero muy, muy hermosos. Ponte en nuestro lugar por un momento. Siempre a tu lado, siempre viendo todo lo que te pasa… y tú raramente nos miras. Te echamos mucho de menos. Muchisimo. Y estos momentos en los que nos diriges tu mirada, aunque solo sea un poco, son preciosos para nosotros. Absolutamente preciosos.

El Camino de los Grandes Maestros Espirituales

Para nosotros estos encuentros son maravillosos por el simple hecho de poder estar un poco más cerca de ti. Piensa en una madre que puede volver a ver a su hijo después de mucho tiempo. ¿Le importa a la madre de qué hablar con el hijo? En absoluto, ¿verdad? Lo único que quiere es estar a su lado. El resto no tiene importancia.

Así nos sentimos nosotros.

Pero sabemos que para ti hay otras cosas que también son importantes. Echas de menos tu hogar, y quieres saber cómo es, por qué te fuiste y cómo puedes volver.

No te lo podemos contar todo, y no es porque no queramos hacerlo. Solo podemos contarte aquello que en el fondo de tu corazón deseas saber. Quizás piensas: ¡yo lo quiero saber todo! Pero no es cierto. Si lo supieras todo, la aventura de la Tierra se acabaría al instante, y tú no quieres que se acabe. Todavía no.

Así que te contaremos una pequeña parte. Es algo sobre los grandes maestros espirituales que han caminado sobre la Tierra a lo largo de vuestra historia.

Todos vosotros creéis que fueron personas muy especiales, ¿verdad? Creéis que eran personas tocadas por un don divino que las hacía destacar sobre los demás.

En cierta manera, esto es verdad. Realmente fueron personas especiales. Pero no de la manera que creéis…

Cuando pensáis en los grandes maestros espirituales, veis su luz, su sabiduría y su amor, y llegáis a la conclusión de que si tenían estos dones, debe ser que eran personas superiores. Asumís que ellos eran grandes y que vosotros sois pequeños. No parece que pueda ser de otra manera, ¿verdad? Si vosotros fuerais grandes, tendríais lo que ellos tienen, ¿no?

Es realmente sorprendente lo bien que funciona el velo. Es algo que no deja de asombrarnos, por mucho que lo veamos día tras día. ¿Cómo puede ser que unos ángeles tan espléndidos como vosotros creáis que sois pequeños? ¿Cómo puede ser que creáis que hay algo superior a vosotros?

Cuando se construyó el velo, había una cierta incredulidad al respecto. “No funcionará”, decían muchos. “Es imposible.” Pero aquí está, funcionando perfectamente; haciendo que creáis que sois humanos.

Déjame que lo diga alto y claro: no hay nada superior a ti, y nunca lo habrá. Tú eres un ser perfecto en todos los sentidos, y siempre lo serás.

¿Crees que los grandes maestros espirituales eran especiales? ¿Crees que hicieron algo hermoso por la humanidad? Si la respuesta es “sí”, multiplica ese sentimiento por mil, y tendrás una idea de lo especial que eres tú y de lo maravilloso que es lo que tú estás haciendo aquí.

¿Sabes por qué los grandes maestros tenían esa luz especial? ¿Sabes por qué su conexión con Dios era más fuerte? No era porque fueran mejores ni superiores, sino por un motivo mucho más simple: vinieron a la Tierra sin carga. Esta es la verdadera razón.

Imagínate dos personas que van andando por un camino: una de ellas va caminado tranquilamente y la otra está sudando y jadeando. ¿Cuál de las dos es más fuerte? A simple vista, lo más probable es que todo el mundo piense que la primera es más fuerte. No parece nada cansada; y la otra, en cambio, da pena verla.

Pero imagínate también que nos fijamos un poco más, y que vemos que la primera persona lleva solamente una pequeña mochila en la espalda, mientras que la segunda está tirando de una hilera de diez carros cargados, atados el uno detrás del otro. Y, por increíble que parezca, está haciendo que los carros avancen.

¿Quién es el fuerte ahora?

¿Empiezas a ver quién eres realmente? Los grandes maestros caminaron por la Tierra libres de carga, y por esto podían irradiar su luz más fácilmente. Tú, en cambio, vas cargado a más no poder. Tú estás haciendo el trabajo duro aquí.

Si me preguntas a mí quién es especial aquí, te responderé sin dudar ni un instante. Y todos los grandes maestros estarán de acuerdo conmigo.

Aquí, el especial eres tú.

La Misión de los Grandes Maestros Espirituales

Quizás te preguntas por qué los grandes maestros vinieron sin carga. Esta sería una buena pregunta, y te la podemos responder: fue para ayudar a la humanidad a conseguir su objetivo. Son como un soporte logístico que permite que la Tierra pueda avanzar.

Es algo parecido a lo que sucede cuando organizáis un evento deportivo; un maratón, por ejemplo. En un caso así, hay un grupo de personas que corren la prueba, y otro grupo, más reducido, que se encarga de organizarla: preparar el recorrido, gestionar las inscripciones, montar los puntos de avituallamiento, etc.

Este segundo grupo no corre el maratón, así que no tiene ningún sentido compararlos con los que sí están corriendo. No tiene sentido decir algo como: los que corren están sudando y tienen la cara desencajada. Los del punto de avituallamiento, en cambio, están totalmente tranquilos. Deben ser mejores.

En realidad, puestos a comparar, los que corren suelen estar más en forma…

Aquí en la Tierra, tú eres el que está corriendo. Tú eres el protagonista de esta aventura. Los grandes maestros simplemente vinieron a hacer de voluntarios en los puntos de avituallamiento.

Tú eres el que está haciendo el verdadero trabajo aquí, y lo estás haciendo muy bien.

¿Puedes oír nuestros aplausos y gritos de alegría? Sabemos que no es fácil, estás demasiado metido en la prueba y demasiado cansado por el esfuerzo acumulado. Estás corriendo los últimos quilómetros del maratón, y no es fácil ver al público en estas circunstancias.

Pero aquí estamos. Solo tienes que alzar un poco la vista y nos veras. Estamos a tu lado, aplaudiendo y animándote con fuerza.

Estamos muy, muy orgullosos de ti. Nunca nadie había hecho lo que tú estás haciendo aquí. Nunca nadie había recorrido una distancia tan larga.

Y estás a punto de llegar a la meta.

photo credit: AlicePopkorn via photopin cc

32 thoughts on “¿Por Qué los Grandes Maestros Espirituales Eran Especiales? La Respuesta Te Sorprenderá…”

  1. Es hermoso lo que escribes, es hermoso ver que tú puedes destapar ese velo, es hermoso que tu nos ayudes a destapar ese velo para que nosotros podamos ver.
    Y veo amor, mucho amor.
    Gracias a tu mensajero y gracias a tí por ser el transmisor y compartirlo con todos nosotros.

    1. Yo también veo amor, Jorge, por todos lados, aunque a veces esté un poco escondido. También lo veo especialmente en ti, y te agradezco muchisimo que estés aquí, haciéndolo brillar de esta forma tan especial.

  2. El mensaje es muy hermoso, gracias por compartirlo. Justamente acabo de despertar de una pequeña siesta, una siesta que duró 30 minutos, para mi ese tiempo fue como 1 segundo, ni me di cuenta que pasó tanto tiempo. Vi (otra vez, no es la primera vez que lo veo) un bello regalo que Dios me dio, un Pegaso hermoso, representado en la tierra como mi carro (un Ford KA) estaba mi Pegaso malito… (tengo mi carro en el taller, sin saber qué tiene…) le di un baño en una cascada de luz a ver si se repone… Espero de corazón que si. Gracias por este mensaje que me demuestra una vez más que no estamos solos. Namaste! :-)

  3. Gracias por todos tus mensajes , increíble que te tomes el tiempo para compartirlo, con el único objetivo de ayudarnos, a ser mejores.
    Espero poder seguir contando con ellos, un abrazo y que Dios te bendiga

  4. Jan, q bien expresas el mensaje.
    Confío en mis guías porque me acompañan y me ayudan en mi proceso, y doy gracias a los ángeles encarnados como tú, q nos ayudáis tanto tanto a este lado del velo.
    Bendito seas!!

    Rosa Mari

  5. Siempre que te escribo te digo lo mismo: me encantan tus artículos. Que hermosa persona que sos, irradias amor, no nos conoces y nos das todo ese amor. Te deseo lo mejor siempre, sos una persona increible, no debes ser de este planeta…

  6. Hola! Jan que tal?
    Cada ves me gusta mas las leturas! Fascinante. Muchissimas gracias por compartir tus conosimientos.
    Un abrazo. Carlos

  7. me he quedado sorprendida con la informacion que me llega y las personas que conozco . creo que te atraje en mi busqueda . me encanto lo que lei ….millon de gracias , se que me ayudara mucho par a encontrar la salida que estoy buscando ..

  8. Me hiciste llorar… ¡¡¡Nos creemos tan poco tantas veces!!! ¿Sabías que muchas personas que murieron y volvieron a vivir contaron que los seres que vieron del otro lado (ángeles o lo que sean) en algún momento les dieron “¡¡Los amamos para siempre!!” ?.
    Gracias por estar, Jan.
    Aprecio muchísimo lo que sientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *