El Funcionamiento de La Mente y los Sentimientos y la Profunda Relación que los Une

El Funcionamiento de La Mente y los Sentimientos y la Profunda Relación que los Une

el funcionamiento de la mente y los sentimientosHace unas semanas publiqué una serie de artículos sobre el funcionamiento de la mente y los sentimientos y el papel que tienen en nuestra vida.

Para completarlo, sin embargo, aún falta hablar de cómo se relacionan estas dos fuerzas entre ellas. Las hemos estudiado por separado, pero sin mirar en detalle cómo interactúan.

Y esto es lo que te propongo hoy: estudiar con lupa el proceso que relaciona la mente y los sentimientos. Es un proceso muy bonito que mantiene la vida en movimiento, y es importante conocerlo bien.

El Funcionamiento de la Mente y los Sentimientos

La función de la mente y los sentimientos es muy simple: juntos, son el motor que mantiene la vida en marcha.

Si te fijas, verás que cualquier motor que genera movimiento tiene, como mínimo, dos fuerzas opuestas. Los motores de los coches, por ejemplo, se basan en un grupo de pistones que se mueven arriba y abajo alternativamente. Si los pistones sólo se movieran en una dirección, el motor no podría funcionar. Cuando caminamos, o cuando vamos en bicicleta, pasa lo mismo: nuestras piernas se mueven alternativamente arriba y abajo, y esto nos permite avanzar.

Cualquier motor necesita un mínimo de dos fuerzas opuestas para poder funcionar. Y en el caso de la vida, estas dos fuerzas son la mente y los sentimientos. Si lo comparamos con un motor de coche, los sentimientos serían la fuerza que hace subir los pistones y la mente la que los hace bajar.

La mente, por un lado, es la encargada de crear la realidad (si quieres profundizar sobre este tema, puedes leer este artículo). Esto hace que sea una fuerza expansiva porque, cuando creamos con nuestra mente, hacemos que lo que tenemos en nuestro interior se manifieste hacia el exterior.

Los sentimientos, en cambio, son una fuerza que se contrae, porque recogen información del exterior y la evalúan (más información sobre qué son los sentimientos aquí). Los sentimientos ven lo que crea la mente, y deciden si les gusta o no. Si les gusta, crean un sentimiento «positivo», y si no, crean un sentimiento «negativo». Es decir, nos sentimos bien o mal en función de lo que estamos creando con nuestra mente.

Estas dos fuerzas se alimentan mutuamente, de tal modo que la mente impulsa los sentimientos y los sentimientos impulsan la mente. Cuando tenemos un pensamiento, se genera un sentimiento como respuesta que indica si este pensamiento nos gusta o no; y cuando tenemos un sentimiento, la mente genera un nuevo pensamiento que resuena con él. Y el ciclo se repite constantemente: los pensamientos hacen que se generen sentimientos como respuesta, y los sentimientos hacen que la mente genere nuevos pensamientos. Así:el funcionamiento de la mente 1El punto (1) de la figura marca el punto donde un determinado pensamiento hace que se genere un nuevo sentimiento, y el punto (2) es el punto donde un sentimiento impulsa la creación de un nuevo pensamiento.

La mejor manera de entenderlo bien es comprobarlo uno mismo. Puedes hacerlo ahora, si quieres. Simplemente crea un pensamiento cualquiera, y verás como enseguida aparece dentro de ti un sentimiento como respuesta. Este sentimiento siempre estará directamente relacionado con lo que hayas pensado. Si piensas en alguna cosa positiva para ti, el sentimiento será positivo, y viceversa.

Si quieres, puedes hacer pruebas con diferentes pensamientos para ver cómo cambian tus sentimientos en función de lo que estás pensando. Tu estado de ánimo depende siempre de lo que estás pensando; es decir, de lo que estás creando en tu vida.

(Puede que en algún momento tengas la sensación de que lo que sientes no se ajusta exactamente a lo que estás pensando. Quizás estás pensando en algo positivo, por ejemplo, pero te sientes mal. Estos casos se deben a que, aparte de los pensamientos conscientes, también hay pensamientos inconscientes. Si te pasa, fíjate bien que, aunque a nivel consciente estés pensando en positivo, en algún lugar enterrado de tu mente hay pensamientos negativos, y por esto te sientes mal.

El tema del subconsciente lo dejaremos para otro día para no complicarlo más de la cuenta. Pero esto no cambia el funcionamiento básico de la relación entre la mente y los sentimientos. Nuestro estado anímico siempre depende de lo que estamos pensando. Lo único que debemos tener presente es que algunos de los pensamientos pueden estar a nivel subconsciente.)

Por otra parte, los sentimientos que tenemos en cada momento impulsan a la mente a crear pensamientos relacionados con ellos, como se ve en el punto (2) de la figura. Por esta razón, en función de cómo te sientas, te será más fácil o más difícil crear un determinado tipo de pensamientos. Si te sientes mal, te costará mucho tener pensamientos positivos, porque los sentimientos negativos estarán empujando en dirección contraria; en cambio, los pensamientos negativos aparecerán en tu cabeza con mucha facilidad. Y viceversa: cuando te sientes bien, es más fácil generar pensamientos positivos.

Quien Controla la Mente

La explicación anterior muestra cómo se relacionan la mente y los sentimientos de forma general, pero si te fijas bien, falta un elemento muy importante: tú. En el dibujo anterior salen tus pensamientos y tus sentimientos, pero no sales tú.

Enseguida lo completaremos, pero en parte ya nos va bien haberte dejado de lado por un momento, porque esto nos muestra lo que ocurre cuando no hay nadie guiando los pasos de tu mente. Si tú no decides conscientemente qué quieres pensar, pasa lo que muestra la figura anterior: lo que estás sintiendo impulsa la creación de nuevos pensamientos similares que, a su vez, impulsan la creación de sentimientos similares. Es decir, entras en un bucle de repetición.

Seguro que esto lo has vivido muchas veces. Por ejemplo, estás teniendo un mal día y te sientes mal. Entonces empiezas a tener pensamientos negativos: tal persona me ha hecho tal cosa, tengo que ir a hacer no sé qué y no me apetece, mi vida es un desastre, etc. Estos pensamientos hacen que te sigas sintiendo mal, y esto genera pensamientos similares que hacen que la situación se mantenga.

Afortunadamente, esto lo podemos cambiar. Si no fuera así, la vida sería una simple rueda repetitiva. Y aquí es donde entras tú, porque tú tienes la capacidad de decidir libremente qué quieres pensar. Tienes la capacidad de romper la rueda y, independientemente de lo que estés sintiendo o lo que estés viendo a tu alrededor, crear el pensamiento de que tú quieras. Así:el funcionamiento de la mente 2Esto también lo puedes comprobar tú mismo. Si te fijas, verás que tú eres el punto central de tu vida. Desde este punto, ves cómo tus sentimientos y tus pensamientos se van moviendo. Ves cómo en función de lo que piensas se generan sentimientos dentro de ti, y también cómo, en función de lo que sientes, aparecen nuevos pensamientos.

Si tú, desde tu centro, no haces nada, la rueda de los sentimientos y pensamientos se moverá como hemos explicado antes: se van generando pensamientos y sentimientos similares de forma continua. Pero en cualquier momento tú puedes tomar las riendas de esta rueda y generar el pensamiento que tú quieras.

Fíjate, sin embargo, que no puedes elegir qué quieres sentir directamente. Lo único que puedes elegir es qué quieres pensar, y en función de ello sentirás una cosa u otra.el funcionamiento de la mente 3La clave para controlar tu vida, pues, se encuentra en el punto (2). El punto (1) es automático y se produce siempre: los sentimientos siempre son una respuesta directa de lo que estamos pensando.

El punto (2), en cambio, sí que se encuentra bajo nuestro control. Y es aquí donde debemos centrar nuestros esfuerzos.

Por esta razón, durante los últimos artículos te he propuesto algunos ejercicios para controlar mejor nuestra mente. Pero, aunque estos ejercicios son muy poderosos, necesitamos más. Necesitamos entender el funcionamiento exacto de la mente y controlarlo a la perfección. Nuestra vida depende de esto completamente.

Continuaremos hablando de ello, ¿de acuerdo?

24 thoughts on “El Funcionamiento de La Mente y los Sentimientos y la Profunda Relación que los Une”

  1. Muy interesante y muy bien explicado, la verdad es que tienes que estar muy presente para evitar entrar en la rueda negativa.
    Por otro lado me quedé intrigado con los pensamientos inconscientes , pues a veces a mi me pasa que siento como un malestar emocional que no corresponde con ningún pensamiento consciente, la verdad me gustaría mucho que un día hablaras de ello.
    Muchas gracias por compartir tus artículos, espero que hayas tenido unas buenas vacaciones.

    1. Sí, el tema del subconsciente es muy importante. En gran parte, es la razón principal de que nos cueste tanto controlar nuestra mente. És un tema que tengo pendiente tratar con más detalle, sí…

      Un abrazo Jorge, y espero que tú también hayas pasado un muy buen verano!

  2. Exelente Jan, como siempre, me gustó mucho el gráfico, detalla exactamente como funciona la mante y como podemos manejarla, exelente!!!
    Muchas gracias Jan!!

  3. Buenos dias Jan me ha encantado lo que he leido sobre el pensamiento y los sentimientos muchas gracias por compartir cosas tan interesantes e importantes para la vida ,espero tener la suerte de seguir reciviendo muchos mas como este un saludo y asta la proxima .

  4. Jan hola. Excelentes estos articulos respecto a la mente. Mil gracias. Estoy encantada eres claro, conciso y practico. Si me permites respecto al tema de donde se manifiestan los sentimientos por lo que se, puedo decir, que es en el plexo solar. Este chakra ubicado sobre el ombligo es donde sentimos mariposas cuando estamos enamorados y la hiel en la boca del estomago cuando estamos disgustados…
    Has leido el libro de la nada de Osho? Recomiendo el capitulo 5 como complemento de lo que aqui nos has compartido.
    Dios te bendice.

  5. Estoy muy en desacuerdo contigo por varias razones.

    1) lo que estás llamando tú como sentimientos, no es nada más que un cúmulo de emociones. Las emociones son logradas por los pensamientos, los sentimientos son un cúmulo de emociones que llevan a sentirte de una manera. Un ejemplo sencillo, si tu pareja llega y te dice imbécil, tu reaccionarás con ira, no con odio. La ira es una emoción, el odio un sentimiento.

    2) Si tu pareja te es infiel te generará ira, la ira se acumulará en tu INCONSCIENTE (no subconsciente) por lo tanto, no estás pensando en crear un sentimiento, sino que es una agrupación de emociones que provocan un sentimiento.

    En fin, uno no puede tener un sentimiento a raíz de lo que piensa, sino a raíz de lo que sus emociones crean. Por ello, la parte en la que comienzas a hablar del inconsciente, es por eso. Los sentimientos se alojan en la parte más recóndita de la personalidad, una parte de la que no tenemos dominio más que con lo que vivimos. Hay que recordad que el inconsciente no es más que las experiencias reprimidas de nuestro ser, los sentimientos son emociones que se aglomeran provocando algo más que no sólo sea pasajero y por lo mismo puede llegar a ser más intenso.

    1. no entendi, entonce la rueda deberia de ser, pensamiento generan emociones, que generan sentimientos, que se aglomeran en el inconsiente, que no podemos controlar con pensamientos?

  6. Estoy fascinada de haberlo encontrado. Entiendo tan bien lo que dice que parece hasta que ya lo tenía en mi mente. La forma sencilla, con las que expresa, estas cosas que resultan difíciles de entender, cuando otras personas utilizan términos complicados. Gracias por existir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *