Cómo y Cuándo Saldremos de Esta Situación que Estamos Viviendo

Cómo y Cuándo Saldremos de Esta Situación que Estamos Viviendo

La situación que estamos viviendoSon unas semanas especiales estas que estamos viviendo, y también un poco extrañas en varios sentidos.

Por un lado, es duro lo que estamos viviendo. Mucha gente está sufriendo.

Pero por otro, muchos sentimos que algo importante está cambiando. Algo que hace mucho que esperamos que cambie.

Hoy comparto contigo un mensaje sobre estos cambios, y sobre a dónde pueden llevarnos. Es un mensaje canalizado, como el último que publiqué.

Como te digo siempre en estas ocasiones, no tengo un nombre para la entidad que lo transmite. Solo sé que viene de nuestro hogar, y que nos ama profundamente.

Espero que te llegue toda su luz y su amor.

Saludos desde el hogar

Saludos querido, soy tu hermano de luz. Y como siempre, te saludo desde el lugar que es tu verdadero hogar. El lugar que, cuando estás en él, te sientes en casa.

Se están viviendo unos momentos muy intensos actualmente en la Tierra. Y nosotros, desde una cierta distancia, también los vivimos con intensidad; aunque de forma diferente.

Es muy especial esto que está sucediendo. En cierta manera, se podría decir que no estaba previsto. Existía el potencial de que sucediera, por supuesto, pero no era un potencial muy grande. La probabilidad de que pasara era bastante pequeña.

Pero ha pasado.

Y aunque ha traído un cierto grado de dolor y confusión para algunos, en el fondo es una gran oportunidad.

El caso es que ya hace varios años que la humanidad está avanzando. Pero este avance era bastante lento. Cada vez había un poco más de luz e integridad en el mundo, pero muy poco a poco.

Y, de golpe, habéis pisado el acelerador.

De golpe, habéis decidido avanzar más rápido.

Hoy hablaremos en profundidad de este cambio. Pero antes, como siempre, os invitamos a deteneros unos instantes y a sentir la energía de este momento.

Esta energía es muy importante. Mucho más que las palabras concretas que compartiremos.

¿Puedes sentirla?

¿Puedes sentir que esto que estás leyendo no son solamente unas cuantas palabras escritas?

¿Puedes sentir la energía del hogar?

Somos muchos los que estamos aquí ahora. Muchos.

Entre nosotros, están también algunos de los que han dejado el planeta recientemente.

No están tristes, ni mucho menos. Están mirándoos con amor y expectación.

Quieren ver lo que sucederá ahora. Quieren ver qué haréis exactamente con esta situación que habéis creado.

¿Aprovecharéis este impulso y daréis un gran salto adelante?

¿O pisaréis otra vez el freno y volveréis al ritmo más lento de antes?

Nosotros no lo sabemos. Y también estamos expectantes.

Es algo que depende de vosotros. Como todo lo demás.

Todo depende de vosotros.

Y nosotros os amamos y acompañamos en cualquier camino que decidáis tomar.

El momento que estáis viviendo

Muchos de vosotros sois conscientes de que esta situación que estáis viviendo no es únicamente un problema de salud y nada más. Tenéis muy claro que es algo mucho más profundo.

Es una invitación a cambiar muchas cosas de vuestra sociedad.

Aun así, ya sea de forma consciente o inconsciente, el pensamiento más frecuente en la mayoría de la humanidad actualmente es: ¿y cuánto va a durar esto? ¿Cuándo terminará?

¿Cuándo volveremos a la normalidad?

Oh, queridos. Os amamos profundamente. Y entendemos vuestra preocupación. Nos encantaría abrazaros ahora mismo. Pero sabemos que no es lo más apropiado ahora.

Pensad un momento en el concepto de “normalidad”.

¿Qué era la “normalidad” hasta hace unos días en la humanidad? ¿Y qué implicaría volver a esa normalidad?

La normalidad era que las carreteras estuvieran llenas de coches arriba y abajo constantemente.

Que los niños estuvieran ocupados todo el día sin tiempo para jugar.

Que los adultos estuvieran estresados por cosas que no tienen demasiada importancia a largo plazo.

Que los políticos no se preocuparan demasiado por servir a la población de forma sincera.

Que un porcentaje elevado de la actividad económica funcionara siempre a toda máquina sin pensar en el daño que se hace al planeta.

Esta ha sido la normalidad en los últimos tiempos.

Este ha sido vuestra cotidianidad desde hace mucho, día sí y día también.

Ahora os preguntamos de forma sincera: mirad en vuestros corazones, ¿esto es a lo que queréis volver?

¿Esta es la manera como queréis vivir?

Sabemos que la respuesta de la gran mayoría de los que leéis estas palabras es “no”. Hace tiempo que lo sabéis. Esto no es nuevo.

Pero lo que sí es nuevo es que ahora esta respuesta se ha hecho mayoritaria. Muchas personas que durante mucho tiempo no se habían planteado hacer cambios, ahora también quieren avanzar.

Y esto ha generado esta situación: por primera vez en mucho tiempo, se ha alcanzado una masa de conciencia muy elevada para avanzar.

Ya era bastante elevada antes de esto, y por esto estabais avanzando igualmente. Pero ahora aún lo es más.

Y de golpe se ha producido una aceleración.

Cuánto tiempo durará esta situación

Como os hemos dicho al principio de todo, esta situación ha sido bastante imprevista. Esta es la grandeza de la humanidad: podéis cambiar el curso de los acontecimientos en cualquier momento. Tenéis libertad absoluta.

Así que no sabemos cuánto va a durar. Dependerá de vosotros.

Pero os invitamos a reflexionar sobre una cosa. Pensad un momento en todas las personas que durante mucho tiempo no han sido especialmente espirituales ni profundas, y que justo ahora empiezan a plantearse nuevas maneras de hacer las cosas. Personas que hasta ahora estaban atrapadas en el ritmo del sistema, y que con este parón están empezando a ver la vida de forma diferente.

¿Cuánto tiempo creéis que necesitarán para que este cambio adquiera fuerza y sea definitivo?

¿Cuánto tiempo creéis que necesitan para instalarse en el amor y la compasión y no volver atrás?

O dicho de otra manera, ¿qué creéis que sucedería con estas personas si de golpe apareciera una solución, y mañana mismo pudierais salir a la calle otra vez como si no hubiera pasado nada?

Probablemente, todo seguiría como antes, como si no hubiera pasado nada.

Las conciencias necesitan un tiempo para procesar y afianzar los cambios.

Los corazones necesitan un tiempo para ablandarse y quitarse las costras de encima.

Por esta razón, es relativamente probable que este proceso se alargue un tiempo. No es 100 % seguro porque, como decíamos, todo depende de vosotros. Pero es lo más probable ahora mismo.

Así que os animamos a conectar con vuestra luz y vuestro amor en todo momento, y a intentar tomároslo con calma.

Ahora mismo hay muchas personas abriéndose a la compasión por primera vez en muchos años.

Dadles tiempo.

El resultado hará que valga la pena.

Los cambios que necesitáis hacer

Lo primero que queríamos comentaros hoy es esto: es posible que esta situación dure un poco, porque hay muchas personas que necesitan tiempo para asimilar lo que están sintiendo y conectar bien con su compasión.

Pero aparte de esto, hay más cosas de las que queremos hablar. Independientemente de si dura mucho o poco, hay una serie de cambios concretos que esta situación os está invitando a hacer, y es importante conocerlos.

Algunos de estos cambios son personales, y cada uno los irá descubriendo a su ritmo. Pero hay otros que son globales. Y de estos hablaremos ahora.

Son cambios económicos y cambios políticos.

Sobre los cambios económicos ya empezamos a hablar en nuestra última comunicación. Ya dijimos que ahora mismo vuestra economía depende mucho del consumo: cuando consumís mucho, el dinero fluye; y cuando consumís poco, el dinero se estanca.

Y esto la hace muy frágil. Hace que mucha gente sufra en épocas de consumo bajo.

Así que tenéis que encontrar una manera de hacer que el dinero fluya igualmente en momentos de consumo bajo. Tenéis que ser capaces de bajar el ritmo de la economía, como os habéis visto forzados a hacer ahora, sin que la abundancia se estanque.

Pero aparte de esto, tenéis que abriros a otra idea muy poderosa. Es una idea muy importante para muchos de los que estáis leyendo esto ahora, así que os animamos a prestar mucha atención.

Tenéis que abriros sinceramente a la idea de ser ricos.

Tenéis que abriros de verdad a la idea de tener mucha abundancia en vuestras vidas

Sabemos que es un tema que remueve muchas emociones, así que intentaremos explicarlo con calma.

Imaginaros un momento a una empresa que da trabajo a varios trabajadores. Esta empresa tiene muchos beneficios y el propietario es muy rico. Así que puede permitirse perfectamente parar la empresa durante unos meses y seguir pagando el sueldo a sus empleados.

¿Qué preferirías, que el propietario sea una persona espiritual y amorosa, o que no lo sea?

La respuesta es bastante clara, ¿verdad?

Durante mucho tiempo, el dinero ha parecido ser totalmente incompatible con la espiritualidad. Y en parte era cierto. Durante gran parte de vuestra historia, era muy difícil ser espiritual y tener dinero a la vez. El dinero es una energía difícil de controlar, y es relativamente fácil “corromperse”.

Pero las cosas han cambiado. Muchos de vosotros, y ahora nos referimos exclusivamente a los trabajadores de la luz que leéis este mensaje, tenéis un nivel de conciencia suficientemente alto como para tener dinero y no desconectaros de vuestra luz.

¿Entendéis bien lo que estamos diciendo?

Ya no tenéis que ser pobres para ser espirituales.

Es más, el mundo necesita que seáis ricos.

En vuestra sociedad actual, el dinero otorga poder. Y es mucho mejor que este poder esté en vuestras manos.

No tengáis miedo. Hace tiempo que vuestro corazón está abierto, y no se va a cerrar por unos cuantos billetes.

Sabemos que usaréis el dinero con luz y amor.

Y que vuestra vida, y la del resto del mundo, brillará más con él.

Otro cambio importante

Así pues, el primer gran cambio que esta situación os invita a hacer es a nivel económico.

Pero hay otro cambio muy importante, y que seguramente también costará un poco de entender al principio.

Es un cambio político.

De forma similar al dinero, la política también ha parecido incompatible con la espiritualidad durante mucho tiempo. La política también da poder, y el poder puede “corromper” almas.

Así que durante siglos, para protegeros y manteneros puros, los trabajadores de la luz os habéis apartado del poder.

Pero queridos hermanos nuestros, es hora de volver.

¿Creéis que en Lemuria el poder estaba en manos de los menos espirituales? ¿Creéis que en las Pléyades el poder está en manos de los menos luminosos?

Por supuesto que no.

Si queréis un planeta iluminado, los más luminosos tenéis que dar un paso al frente. Ha sido muy inteligente y sensato manteneros apartados durante un tiempo, pero ahora toca volver.

Y en vuestra sociedad actual, volver significa hacer política.

Oh, no será fácil, no. Lo sabemos. Pero es necesario.

Así que si alguna vez has pensado en la posibilidad de hacer política, o incluso presentarte a algunas elecciones, no lo descartes. No creas que no valdrás. No pienses que no lo harás bien. No pienses que no podrás aguantar la presión.

Es una decisión muy personal, por supuesto. Y en ningún caso queremos forzarte a tomarla.

Pero sí podemos decirte que, si das el paso, el mundo se beneficiará enormemente de ello.

Es el momento de que la compasión adquiera fuerza.

Es el momento de que la compasión tome el mando.

Y la compasión, eres tú.

Un gran abrazo,

Tu hermano de luz.

55 thoughts on “Cómo y Cuándo Saldremos de Esta Situación que Estamos Viviendo”

  1. Gracias, Jan, Me encanto no solo el contenido de los artículos que he leído, sino la manera tan clara, fácil que los explicas .
    Bendiciones, Como dices en el audio si lo estaba escuchando y llego hasta mi fue por algo.
    Bendiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *