Cómo Crear Tu Vida y Hacer Realidad lo que Deseas

Cómo crear tu vida

Hoy hablaremos de cómo crear nuestra vida y hacer realidad lo que deseamos.

Esto es importante por dos motivos. El primero, y más evidente, es que hacer realidad nuestros deseos es una manera de mejorar nuestra vida y hacerla más agradable.

Pero además de esto, también tiene un sentido más profundo.

En el fondo, hablar de deseos es sinónimo de hablar de amor, porque las cosas que deseamos sinceramente son las cosas que amamos.

Y esto significa que crear lo que deseamos es equivalente a crear y vivir con amor.

Así pues, conectar con nuestros deseos sinceros y trabajar para hacerlos realidad no es solo una cuestión egoísta o de tener una vida cómoda, sino una manera de potenciar nuestro amor.

Cada vez que creamos algo que amamos, estamos aumentando la luz y la riqueza de la vida.

Y este es el camino más grande que podemos tomar.

Y el motivo último por el que estamos aquí.

El Proceso de Creación

Para hablar de cómo crear nuestra vida, primero empezaremos hablando del proceso de creación en sí mismo; es decir, del proceso que hace que las cosas formen parte de nuestra existencia.

Este paso es importante porque generalmente pensamos que crear consiste en hacer que aparezca algo que antes no existía.

Pero no es así.

En realidad, “crear” consiste en “atraer” hacia nosotros algo que ya existe.

Esto es así porque, en el Universo en el que vivimos, todas las cosas ya existen a nivel potencial. Eso que deseas, sea lo que sea, ya existe a nivel potencial.

Si quieres tener una casa bonita, por ejemplo, esa casa ya existe en algún lugar del Universo.

Si quieres un cuerpo sano, ese cuerpo ya existe.

Si quieres una relación hermosa con alguien, esa relación ya existe.

Lo que pasa es que algunas de estas cosas no están contigo ahora mismo. Y por esto parece que no existen. Pero no es que no existan, simplemente están “lejos” de ti.

Para verlo gráficamente, podríamos decir que hay una distancia entre eso que quieres y tú. Algo así:

Así pues, el proceso de crear tu vida no es un proceso de hacer que aparezcan cosas de la nada, sino un proceso para conseguir que tus deseos recorran la distancia que os separa y que lleguen hasta ti.

Cómo Atraer lo que Deseas Hacia Ti

Una vez vemos que lo que deseamos ya existe y que se encuentra a una determinada distancia de nosotros, la pregunta más importante a nivel práctico es: ¿y cómo podemos hacer que eso que queremos venga hacia nosotros?

Pues de una forma muy simple: usando nuestros pensamientos.

Este es un tema profundo, pero resumiéndolo, cuando tenemos pensamientos que van a favor de lo que queremos, hacemos que se mueva hacia nosotros. En cambio, cuando tenemos pensamientos que van en contra de ello, hacemos que se aleje.

Así:

Cuando piensas constructivamente en lo que deseas, haces que se mueva hacia ti. Y cuando piensas “negativamente” sobre ello, haces que se aleje.

Así que, en última instancia, todo depende de lo que piensas.

El Proceso de Atracción de Tus Deseos

La figura anterior muestra cómo lo que deseamos se acerca o aleja de nosotros en función de lo que pensamos.

Pero aparte de esto, también contiene implícitamente un concepto muy importante: la velocidad.

Siempre que algo se mueve, lo hace a una determinada velocidad. Así que, si en un momento dado tu deseo se está acercando o alejando de ti, lo hará a una determinada velocidad.

Teniendo esto en cuenta, hay dos velocidades que debemos considerar.

Por un lado tenemos la velocidad de atracción, que es la velocidad a la que tus deseos se mueven hacia ti cuando tienes pensamientos que van a favor de ellos.

Y por otro tenemos la velocidad de repulsión, que es la velocidad a la que tus deseos se alejan de ti cuando tienes pensamientos que van en contra de ellos.

Y partir de estas dos velocidades, podemos poner algunos ejemplos interesantes para ver en qué casos se hará realidad lo que deseas y en qué casos no.

Ejemplo 1

Imagina que lo que deseas se encuentra a 1000 m de ti y que, cuando piensas positivamente en ello, se acerca a una velocidad de atracción de 100 metros por hora.

(Por supuesto, la distancia que hay entre tú y lo que quieres no es una distancia física, así que no se puede medir en metros. Pero lo hacemos así para simplificar el ejemplo.)

La pregunta es: ¿cuánto tiempo tardará en llegar hasta ti?

Pues bien, el tiempo que tarda un objeto en recorrer una determinada distancia es la distancia dividida entre la velocidad. Así que:

Tiempo = distancia / velocidad = 1000 / 100 = 10 horas

(Si vamos a 100 metros por hora, tardaremos 10 horas en recorrer 1000 metros.)

Es decir, con los datos concretos de este ejemplo, si estuvieras 10 horas seguidas pensando positivamente en lo que quieres, se haría realidad.

Es posible que, al ver este resultado, alguien piense que es completamente ficticio, porque en la vida real las cosas no se consiguen tan rápidamente. Y esto, en parte, es cierto. Pero no porque el ejemplo sea erróneo, sino porque la mayoría de nosotros no estamos 10 horas seguidas teniendo pensamientos a favor de lo que queremos. Generalmente, pasamos más tiempo teniendo pensamientos que van en contra de ello. Y aquí entra la velocidad de repulsión, que también es importante.

Ejemplo 2

Siguiendo con un ejemplo parecido al anterior, imaginemos que la velocidad de repulsión es de 10 metros por hora, y que en lugar de estar 10 horas seguidas pensando en lo que quieres, estás 1 hora al día teniendo pensamientos que van a favor de ello, y 10 horas teniendo pensamientos que van en contra de ello.

En este caso, durante la primera hora tu deseo se irá acercando y llegará a los 900 m. Pero a partir de la segunda hora se volverá a alejar, y se irá alejando durante 10 horas: primero 10 m, luego 10 m más, etc.

En este caso: ¿cuándo se hará realidad?

Pues, mientras se mantengan estas condiciones, no se hará realidad nunca. El deseo se acercará durante un tiempo (mientras tengas pensamientos positivos), pero luego se alejará hasta volver al punto inicial.

Y esta es una situación muy habitual entre nosotros. Por esto nos parece que hay cosas muy difíciles de conseguir.

Por un lado atraemos lo que queremos con nuestros pensamientos constructivos, pero por otro lo alejamos con nuestros pensamientos “negativos”.

Y de esta manera lo que deseamos va oscilando a una cierta distancia de nosotros, pero sin llegar nunca a nuestro lado.

Cómo Crear Tu Vida y Hacer Realidad lo que Deseas

Teniendo en cuenta lo que hemos explicado, podemos llegar a una conclusión muy importante. Y es que el hecho de que lo que deseas se haga realidad o no depende únicamente de cuatro factores:

  • La velocidad de atracción de tus pensamientos: la velocidad a la que tus deseos se acercan a ti cuando piensas a favor de ellos (cuanto más constructivos y sinceros sean tus pensamientos, mayor será esta velocidad).
  • La velocidad de repulsión de tus pensamientos: la velocidad a la que tus deseos se alejan de ti cuando piensas en contra de ellos.
  • El tiempo de atracción: la cantidad de tiempo que dedicas a pensar en lo que quieres de forma sincera y constructiva.
  • El tiempo de repulsión: la cantidad de tiempo que dedicas a tener pensamientos que van en contra de lo que quieres (esto incluye pensamientos de miedo y dudas, y pensamientos que no sean del todo sinceros).

Si te fijas, en estos cuatro factores no hay nada relacionado con tu entorno: ni lo que hacen los demás, ni las circunstancias que te rodean, ni nada parecido. Y tampoco hay nada relacionado con tus actos y acciones.

El motivo es que estos elementos no tienen ninguna importancia. La realización de tus deseos solo depende de la velocidad de atracción y repulsión, y del tiempo de atracción y repulsión.

Y de nada más.

Si te gustan las matemáticas, si quieres puedes buscar la fórmula exacta que determina cómo se moverá lo que deseas en función de estos cuatro factores. Pero a efectos prácticos no es necesario. Porque, básicamente, lo que necesitamos para crear lo que deseamos es que la velocidad y el tiempo de atracción sean grandes, y que la velocidad y el tiempo de repulsión sean pequeños.

O lo que es lo mismo: necesitamos pasar tiempo pensando constructivamente en lo que queremos.

Esto a veces puede costar un poco, porque no estamos acostumbrados a prestar atención a nuestros pensamientos, pero en el fondo es una cuestión de voluntad.

En cada instante de tu vida, tú puedes elegir qué quieres pensar.

Cada minuto que dedicas a tener pensamientos que van a favor de lo que quieres, lo estás acercando a ti.

Y si pasas más tiempo acercándolo que alejándolo, al final llegará a tu lado.

Un abrazo,

Jan

17 respuestas a «Cómo Crear Tu Vida y Hacer Realidad lo que Deseas»

Hola, me encanto este articulo, ha sido de gran aporte para mi me ayudo a entender con mas claridad porque a veces no se hace realidad lo que deseo. Infinitas gracias por tu aporte

Muy bueno lo que dices. Así se ve más claro. Aunque el problema está en la dificultad de pensar solo en positivo hacia lo que deseas. Para mi es difícil conseguirlo.

¿Podrías escribir un artículo con estrategias que nos puedan ayudar a no tener tantos pensamientos negativos o resistencias? Gracias.

Que tal Jan?
En que parte de España vives?
Pronto viajaré a Valencia a vivir, me gustaría presenciar algún curso tuyo
Cordial saludo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *