Cómo Aprender a Amar Más y Mejor y Elevar Nuestra Vibración al Máximo

Cómo Aprender a Amar Más y Mejor y Elevar Nuestra Vibración al Máximo

cómo aprender a amarEn las últimas semanas hemos hablado de qué significa exactamente elevar nuestra frecuencia de vibración y de cómo conseguirlo, y hemos visto que la clave es el amor.

El amor es la fuerza que eleva nuestra frecuencia al máximo. Es la fuerza que nos permite entender el mundo donde vivimos y que impulsa nuestra creatividad. Es la fuerza que hace que todo nuestro potencial fluya con la máxima libertad. (Para entender el porqué de este hecho, puedes leer este artículo.)

Así pues, la pregunta importante es: ¿cómo potenciar nuestro amor? ¿Cómo aprender a amar cada vez más y mejor?

Hoy hablaremos de esto.

Hay un camino muy poderoso para conseguirlo. Y no tiene pérdida.

Cómo Aprender a Amar

Es posible que la primera idea que nos venga a la cabeza para aprender a amar sea “haciendo actos cada vez más amorosos”: siendo más amable con los demás, respetando a todo el mundo, haciendo cosas que nos gustan, etc.

En parte, esta es una parte del camino. Sin duda, amar implica que nuestros actos sean respetuosos y beneficiosos para nuestro entorno.

Pero no es el camino completo. Ni siquiera es la primera parte del camino.

Antes hay que dar otro paso muy importante.

El más importante de todos.

Hay que aprender a pensar con amor.

El amor no puede fluir de ninguna manera en nuestra vida si no pensamos con amor. Da igual que intentemos ser amables, que intentemos forzar una sonrisa o que intentemos respetar a todo el mundo. Si nuestros pensamientos no son amorosos, nuestros actos tampoco lo serán.

El primer paso para aprender a amar de verdad es aprender a pensar con amor.

Por Qué Es Tan Importante Pensar con Amor

Cada vez somos más conscientes de la importancia de la mente, pero aún así, no le prestamos aún toda la atención que se merece. Pensamos: sí, todo está en la mente, y todo depende de ella. Pero a la práctica seguimos mucho más pendientes de nuestros actos que de nuestros pensamientos.

De hecho, no hacemos prácticamente ningún esfuerzo para controlar nuestros pensamientos. Nos focalizamos principalmente en el mundo físico, y dejamos que los pensamientos sigan su propia inercia.

Y así nos va 😉

Este hecho se debe principalmente a nuestra concepción del mundo. Generalmente, lo percibimos de esta manera: como-aprender-a-amar-1Es decir, nos percibimos a nosotros mismos en el centro de nuestra vida, rodeados por el mundo exterior. Nos vemos a nosotros (principalmente a nuestro cuerpo) en medio del mundo, y creemos que nuestra vida consiste principalmente en realizar actos para relacionarnos con él.

Si te fijas, en este planteamiento no aparece la mente por ningún lado. De alguna manera, asumimos que la mente forma parte de nosotros, y que en algún lugar debe estar, pero no tenemos claro cuál es este lugar ni cuál es su función. Y por esto la tenemos un poco olvidada.

Lo cual es un problema, porque la mente tiene un papel crucial en nuestra vida.

Si hacemos un esquema un poco más detallado de la realidad, sería algo así: como-aprender-a-amar-2Este esquema es muy profundo, y necesitaríamos más de un artículo para explicarlo bien. Pero resumiéndolo, podríamos decir que tú no eres tu cuerpo, ni tampoco tu mente. Tú eres algo mucho más profundo que esto. Eres un punto muy pequeño (per a la vez muy grande) situado en una zona muy concreta de tu cabeza. (Si quieres saber más sobre este punto y localizarlo con exactitud, puedes leer este artículo).

Alrededor de este punto está tu mente. Es la parte más cercana a ti. Si te fijas, puedes cerrar los ojos y taparte los oídos y aislarte del mundo físico, pero no puedes aislarte de tus pensamientos. Están demasiado cerca de ti. Te rodean completamente.

Más allá de tus pensamientos, está tu cuerpo. Y más allá del cuerpo está el mundo exterior.

El orden de estas capas es muy importante porque, al rodearse completamente las unas a las otras, solo podemos acceder a una capa desde la capa inmediatamente anterior. Por ejemplo, solo podemos acceder al mundo exterior a través del cuerpo. Si queremos coger un objeto, por ejemplo, no podemos hacerlo con la mente, sino que debemos usar el cuerpo. Y si queremos hacer algo con nuestro cuerpo, primero debemos pensar en ello. (Hay que puntualizar que esto no es 100% exacto, y que seguramente con el tiempo cambiará, pero de momento podemos asumir que para la mayoría de nosotros sí lo es.)

Como te decía, este es un tema muy profundo, y si quieres comprenderlo mejor tienes toda la explicación detallada en el libro “La Fórmula Exacta de la Felicidad”. Pero lo importante para el tema de hoy es simplemente ver que la mente nos rodea completamente. Es una capa que está entre nosotros y nuestro cuerpo y el mundo físico, así que todo tiene que pasar por ella.

Todo tiene que pasar por la mente para poder manifestarse.

Incluido nuestro amor.

Cómo Aprender a Pensar con Amor

Así pues, el paso clave para aumentar nuestra vibración es aprender a pensar con amor. La mente es la primera capa a través de la cual nos expresamos, así que nuestros pensamientos deben ser amorosos para que el amor pueda fluir.

Si nuestros pensamientos no son positivos, el amor se bloquea y no puede salir al exterior. Independientemente de lo que hagamos con nuestros actos.

Personalmente, este es un punto al que le estoy prestando mucha atención en mi vida actual. Cada vez me doy más cuenta de que, siempre que algo no va bien en mi vida, es porque no estoy pensando con amor. Así que la clave es simplemente intentar pensar amorosamente la mayor parte del tiempo posible.

Y ahora mismo creo que el mejor camino para conseguirlo (y quizás el único…) es entrenarse. Si queremos tener la fuerza suficiente para dominar nuestros pensamientos, tenemos que ejercitarnos a nivel mental.

Quizás esta idea puede parecer extraña de entrada: ¿entrenarnos para tener pensamientos amorosos? Qué cosa más rara…

Pero en realidad tiene mucho sentido. El entrenamiento y la práctica es el camino para fortalecer cualquier área de nuestra vida. Si alguien quiere tener un cuerpo fuerte, tiene que ejercitarse a nivel físico, ¿verdad? Difícilmente lo conseguirá sentado en el sofá. Y si alguien quiere aprender a tocar el piano, tiene que practicar.

Pues con la mente pasa lo mismo. Hay que ejercitarla. Hay que practicar para tener pensamientos positivos. Y hay que hacerlo de forma habitual.

Una posibilidad es hacerse un programa de entrenamiento mental. Yo lo estoy haciendo y la verdad es que va muy bien. Como con cualquier otro programa de entrenamiento de cualquier tipo, se avanza poco a poco; pero se avanza, que es lo que cuenta.

La idea básica es simplemente elegir unos días a la semana (entre dos y cuatro días puede ser suficiente) y dedicar un tiempo a ejercitarnos mentalmente. Como si fuéramos al gimnasio.

Cualquier ejercicio que nos ayude a pensar más positivamente es válido (por ejemplo este). Lo único a tener en cuenta es que hay que hacerlo de forma continuada. Haciéndolo una vez aislada de vez en cuando no se avanza.

Así que, si te parece una idea interesante, te animo a ponerte a ello. Hazte un plan de trabajo y dedícale un tiempo a ejercitar tu mente para aprender a controlar tus pensamientos.

Nuestra mente es la principal herramienta que tenemos para expresar amor.

Y necesitamos que esté en buena forma.

25 thoughts on “Cómo Aprender a Amar Más y Mejor y Elevar Nuestra Vibración al Máximo”

  1. Y creo que una de las mejores formas de ejercitar la mente en la práctica del amor es pensar en ayudar a otros – sin dejar de lado el amarse a uno mismo sin egoismo, por supuesto-. Cuando uno genera pensamientos en función de ayudar a otros, ¡se siente tan bien! Y cuando estos pensamientos dan resultados en esos seres a los que se le ha dedicado un poco de tiempo, de atención…, de caricias, de compasión…, de dinero, de ropa, de comida…,
    ¡ se siente tan bien! Y entonces indefectiblemente se produce el efecto búmeran -¡todo lo que das se te devuelve con creces!

    Así que a ejercitarse en la práctica del amor…, con uno mismo…, y con otros seres

    Gracias Jan por inisistir e insistir en el tema del amor. Nos dan tanta información, nos “bombardean” tanto con temas sobre el odio y la destrucción, que a veces llegamos a olvidar que escencialmente somos seres de amor

    ¡Un abrazo!

    1. El amor es lo más importante, sin duda. Es la fuerza que da vida al Universo. Todo es amor, aunque no siempre lo parezca.

      Y gracias a ti por ser un gran ejemplo de amor en su máxima expresión!

  2. Buenas tardes,cada lunes espero con ganas un nuevo post.Siempre los leo y me sirven de mucho,me sube la vibra saboreando cada párrafo tuyo.
    Y en esta ocasión he pensado;Jan es un AMOR por compartir con nosotr@s sus experiencias de vida y mucho mas (aqui se intuye hasta lo que no escribes)
    Este post es perfecto ya que ¿hay algo más y mejor que ser AMOR y demostrarlo? creo que no.
    Un abrazo y muchas gracias :-)

    1. Muchas gracias Natalia! Yo también creo que no hay nada mejor que intentar ser un amor lo más puro posible y demostrarlo lo mejor que podamos. No es tarea fácil en el mundo donde vivimos, pero este es el reto! 😉 Un gran abrazo Natalia!

  3. Practicar y conseguir un hábito, eso es la clave que me transmites, como dice el refrán: “el habito hace al monje”.
    Pues empiezo ahora mismo.
    Jan te quiero, en el buen sentido de la palabra 😉

    1. Sí, creo que los hábitos son muy importantes. La verdad es que es algo que tuve descuidado durante casi toda mi vida, pero últimamente he ido viendo que ayudan mucho a tener una vida más plena. En especial, el hábito de pensar positivamente. Practicando poco a poco se va avanzando.

      Y muchas gracias por tu amor, Jorge. Yo también te quiero :)

  4. Gracias Jan. por tu inspiracion….. te cuento mi practica para pensar con amor…… abrir al flor de mi corazon… centro magnetico que me conecta con la totalidad….. y d esde este centro, puedo ver mis pensamientos… pero no me identifico … porque el que piensa está mas alla de la mente.. pu to 0… no juicio….

  5. Leer y comprender el nuevo testamento una hora al dia es la mejor forma para aprender a AMAR, que es la unica misión que tiene cada Hombre y Mujer que nace en la tierra. En el encontrarás todo lo que expone Jan. Saludos a tod@s!!!

  6. Conectar con nuestra esencia que es AMOR , es la base de nuestra MISIÓN y nuestra verdadera FELICIDAD … MUCHAS GRACIAS por recordárnoslo, por vibrar y compartir TU amor con nosotros Jan .
    Un abrazo con cariño y agradecimiento .

  7. Me encanta esta pagina .
    Tengo un sentimiento de amor hacia una mujer hace muchos años, amor limpio que me ha acompañado , solo fuimos pareja poco tiempo , pero sigue esa vibracion por siempre por ella . Ella me dice que me otra oportunidad en otra mujer. En ningun momento nos maltratamos. Surgieron problemas no tan graves. y se acabo esa parte sentimental. Pero en mi sigue ese sentimiento en lo mas profundo de mi corazon. Me aferro a Dios y la Virgen Santisima siempre con toda mi fe que todo vuelva a hacer normal. sera posible?.Gracias..

    1. Qué hermoso que la ames de esta manera, Fernando. Os deseo lo mejor, tanto a ti como a ella. Con amor, al final todo sale bien, tanto si esto significa estar juntos como si no.

      Un cálido abrazo,
      Jan

  8. ¡Genial Jan! Leer esto hizo que me ponga muy sensible. Conocí una chica hace 4 meses por Facebook, es de Chile y yo de Perú, ella tiene 24 y yo 20, y va avenir acá a Lima para conocernos el Lunes,quedándose una semana, yo no puedo creer que pase algo así, siempre me veía como una persona que no iba a agradarle a nadie, y ahora mira, lo veo muy de película, y que sintamos lo que sintamos sin siquiera habernos conocido físicamente, es algo muy profundo, corto al entendimiento de la mayoría de personas.
    Un saludo muy grande :)).

  9. Jan: Me agradó tu artículo acerca del amor. Personalmente como terapeuta, siempre apelo a esta energía maravillosa que es el amor, ese amor incondicional que abre nuestra ser y eleva nuestras vibraciones para conseguir una verdadera comunicación con mis semejantes y poder entregar la ayuda que ellos necesitan.
    Me refiero al amor que profesaba el Maestro Jesús en sus enseñanzas.
    Generalmente las personas suelen pensar en el amor de parejas, pero éste acondiciona, somete y alguien en algún momento, se cansará. Mantener el equilibrio es difícil, especialmente en los jóvenes que son temperamentales.
    Saludos José.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *