Amor a un Hijo – ¿Por Qué lo Queremos Tanto?

Amor a un Hijo – ¿Por Qué lo Queremos Tanto?

amor a un hijoEl amor a un hijo es una de las cosas más grandes que hay, ¿verdad que sí?. A mí incluso me sorprendió. Cuando lo tienes en tus brazos por primera vez, te das cuenta de que aquel tópico que has oído mil veces es totalmente cierto: harías cualquier cosa por él.

¿No te has preguntado nunca de dónde sale este amor tan grande? No miras a tus hijos y te preguntas: ¿cómo puede ser que los quiera tanto? ¿De dónde ha salido este amor que no sabía ni que tenía?

Pues bien, la respuesta a esta cuestión está muy relacionada con quienes somos realmente y por qué estamos aquí.

La Esencia de la Vida Humana

Todos los seres humanos, cuando decidimos venir a la Tierra, aceptamos someternos a una transformación muy profunda. Esta transformación implica una gran cantidad de cambios, pero para resumirlo, podríamos decir que dejamos atrás una parte de nosotros: olvidamos quiénes somos realmente, qué hacemos aquí, y muchas de las capacidades que tenemos.

En cierto modo, podríamos decir que hay una especie de filtro que, mientras estamos en la Tierra, sólo deja pasar una pequeña parte de lo que realmente somos. Por eso nos sentimos poca cosa: a nivel subconsciente, notamos que nos falta una parte de nosotros.

Esto no es ningún castigo ni nada que se le parezca, sino que tiene un sentido. Forma parte de la experiencia humana que hemos decidido vivir.

El Amor a un Hijo es Tu Amor Real

Una de las cosas que este filtro bloquea parcialmente es tu capacidad de amar. Aunque quizás te cueste creerlo, tú tienes la capacidad de amar incondicionalmente a cualquier ser vivo. Incluso los que parecen más malos. Tu estado natural es amar a todo el mundo, lo que pasa es que aquí en la Tierra este estado natural está modificado.

En el caso de los hijos, sin embargo, esto no es así. Estamos diseñados para que, cuando se trata de un hijo, tengamos todo nuestro amor disponible. El filtro no afecta el amor a un hijo.

¿Sabes qué significa esto? Que tu estado natural es amar a todos igual que amas a tus hijos. Esto de amar solo a algunas personas, que aquí en la Tierra parece normal, no lo es. Cuando no estás en la Tierra, tú amas a todo el mundo con la misma intensidad que ahora amas a tus hijos.

El «tú» que hay en la Tierra es solo una parte de ti, es un «tú» limitado. El «tú» real es enorme. Y tiene una capacidad de amar sin límites.

Piensa en cuánto amas a tus hijos. Este es tu amor real.

photo credit: creative1the via photopin cc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *